Murió bajo toneladas de estiércol

Fecha: viernes 13 de diciembre. Hora: 16:00. Asunto: un hombre muere sepultado por toneladas de estiércol y barro que le cayeron encima cuando trabajaba en un pozo séptico.

El triste hecho conmovió como ninguno a los habitantes de la lotización Lastenia Andrade 2, en la vía al sitio La Pimienta, en el límite provincial entre Manabí y Santo Domingo de los Tsáchilas.

La Pimienta pertenece al cantón El Carmen, sitio en el que sucedió el grave hecho que marcará por siempre los corazones de muchos de los allí residentes.

Las versiones van y vienen. Pero, lo cierto es que el accidente ocurrió en la chanchera de una de las hermanas de Wilter Fernando Napa (42 años) quien se vio sepultado vivo como consecuencia de la caída del estiércol y el barro.

▶Lee: Hallan en Manabí antiguas tumbas de niños que usaban cascos hechos de cráneos humanos

De acuerdo con las versiones de varios conocidos, Wilter, su hermano Carlos y otro hombre hacían un pozo séptico para la chanchera.

Sin embargo y de un momento a otro se vino la tierra encima cuando llevaban cavados los citados 4 metros de profundidad.

Hasta ahí todo estaba bien, sin embargo, ese hueco estaba junto a otro pozo séptico que ya estaba lleno del ‘popó’ de los puercos. Supuestamente, la tierra que separaba el nuevo pozo del antiguo se derrumbó, todo su contenido inundó el hueco en el que Napa estaba y le arrebató la vida.

Conocido el suceso, unidades de rescate llegaron hasta el sitio para ‘ponerse manos a la obra’ y sacar a la víctima de ese profundo pozo.

Para sacarlo, debieron utilizar una retroexcavadora, pero por eso primero abrieron una especie de cuneta para que los desechos evacuaran y poder llegar hasta donde yacía el cuerpo sin el aliento de vida de Wilter.

El cadáver de Wilter estaba a unos cuatro metros de la superficie y estaba lleno de lodo y heces de cerdo.

▶Lee: Mató de un machetazo a su padre por abusar sexualmente de su hija

Puestos en la faena de sacar el cadáver de las entralas de la tierra, los bomberos de El Carmen y los Santo Domingo trabajaron incansablemente por más de dos horas en el rescate. Después de todo ese tiempo, lograron extraer el cuerpo de Wilter para que las autoridades respectivas hicieran su trabajo.

Dos horas de trabajo

Una maquinaria del municipio de El Carmen llegó al lugar y, por la parte baja, cavó la tierra para que saliera el agua acumulada y rescatar al hombre. El trabajo le tomó casi dos horas, se indicó.

Los rescatistas del Cuerpo de Bomberos de El Carmen y Santo Domingo de los Colorados se unieron a los trabajos de búsqueda, y cuando se divisó el cuerpo sin vida, lo amarraron con una soga para sacarlo a la superficie.

Cuando lo sacaron el cadáver estaba completamente cubierto de una capa marrón verdosa y olía mal.

Las escenas de dolor no se hicieron esperar. Conocidos y allegados al hombre empezaron a lamentarse. Ante sus ojos, su ser querido era solo un cuerpo inerte. Nada quedaba de esa persona que amaron.

Los familiares rompieron en llanto desconsolado y gritaban al verlo. “¡Dios mío, por qué!”.

Los socorristas tuvieron que contenerlos para poder trasladar el cuerpo sin vida del lugar de los hechos hasta la morgue de medicina legal.

Carlos, el hermano de la víctima, también estaba dentro de la excavación con su ‘ñaño’, pero alcanzó a salir a tiempo con la ayuda del otro trabajador que lo ayudó desde afuera.

Elementos de la Dinased llegaron al lugar para realizar el levantamiento del cadáver, previa autorización del fiscal de turno y trasladar el cadáver al centro forense en Santo Domingo de los Tsáchilas.

Napa Mazamba era agricultor y deja 7 hijos menores de edad en la orfandad.

El estiércol de cerdo es un fertilizante excelente para plantas, verduras y semillas, pero tiene que ser fertilizado por más de 5 a 6 meses antes de ser añadido al suelo. La compra de 2 cubos de abono grande por cerdo es un buen comienzo. Aparte del estiércol de los cerdos, usted puede agregar los cortes de la hierba, las hojas, los periódicos y los desechos vegetales de la cocina al contenedor del abono. Como regla general, el estiércol de cerdo producido en otoño puede finalmente agregarse al suelo durante la próxima primavera.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

¡Aplicación lo llevó, pero al cielo!

La familia de Óscar Peralta esperaba noticias de las causas de su fallecimiento. Este domingo 15 de diciembre, los parientes estaban reunidos afuera de la morgue de la Policía, nororiente de Quito, y su angustia iba en aumento.

El cadáver ingresó al anfiteatro la mañana del sábado 14, luego de que se reportara su deceso en el barrio Caminos, en Rancho Bajo, al norte de la capital. Sus seres queridos fueron a reconocerlo después de que les confirmaran que hubo un crimen por la zona en la que él se encontraba.

Este domingo consiguieron un ejemplar de EXTRA, en donde se publicó el caso de un hombre hallado sin vida en la calle, cuya causa de muerte habría sido una puñalada. Los residentes que lo encontraron no lo reconocieron, ni tampoco los agentes, ya que él no portaba su cédula de identidad.

Con el diario en sus manos, los parientes de Peralta tuvieron la completa certeza de que se trataba de su ser querido. Vieron la foto que este medio imprimió y confirmaron que aquel cuerpo inerte llevaba la misma ropa con la que se vistió la víctima, la noche del viernes.

▶Lee: ¡Le pegaron un balazo en su trasero!

Su hermana Zoila Peralta se desató en llanto junto a otros allegados. Ella fue una de las últimas personas que lo vio con vida. “Llegó a mi casa, al sector de Pisulí, a la medianoche del viernes. Luego salió con mi sobrino a tomar”, indicó.

Todo transcurría con normalidad, hasta las 04:00 del 14 de diciembre. A esa hora, su pariente le pidió un taxi a través de una aplicación móvil. El automóvil llegó y Peralta le encargó a su sobrino su celular, así como los documentos personales.

Pero la carrera jamás completó su trayecto. El hombre debía llegar al departamento de su hijo, quien habita en la vivienda de su tía Zoila.

Fue entonces que la desesperación empezó a invadir a la familia del residente. Su ñaña recibió la llamada de su sobrino y le preguntó si el tío había llegado. Ante la ausencia, inició la búsqueda hasta ya entrada la noche del sábado. Acudieron hasta la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) de Rancho Bajo y los agentes les informaron que hicieron el levantamiento de un cadáver que no estaba identificado, por lo que les recomendaron que fueran a la morgue, donde lo localizaron al fin.

Alexandra Chicaiza, expareja de la víctima, estaba desconcertada. Esto porque el taxista habría cancelado la carrera, a través de la aplicación, pero con Peralta, aparentemente, todavía a bordo de la unidad.

La mujer espera que el implicado en la muerte del papá de sus hijos sea capturado. “Él se dedicaba a colocar vallas publicitarias”, comentó mientras culminaban los papeleos para sacarlo. Está previsto que lo velen en Pisulí y lo entierren en el cementerio de El Condado, en el norte de Quito.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto