¡Cantante acribillado sabía que iba a morir!

En la 24 y Letamendi, suroeste de Guayaquil, sus habitantes recuerdan a Jorge Fernando Lino Macas como el pelotero del barrio. Cuentan que era alegre, bailarín y un buen amigo. De su historial delictivo muy poco saben. Por eso ayer, muchos se resistían a creer que lo habían llenado de ‘plomo’.

Jorge Fernando o Vanilla, como lo conocían sus allegados, fue miembro de la Policía Nacional, dado de baja con el grado de cabo segundo, en 2006.

Su muerte ocurrió la noche del jueves 2 de enero, en un cangrejal ubicado en las calles Novena y Gómez Rendón, en donde dos sujetos le propinaron 15 tiros.

La Policía informó que el crimen se debería a un ajuste de cuentas o por sus supuestos nexos con el narcotráfico.

Recuerdos

David (nombre protegido), uno de sus ‘panas’ del barrio de la 24, contó a EXTRA que conocía a Vanilla desde que tenían 13 años.

“Crecimos juntos. Jugábamos pelota y los campeonatos de barrio, lo conocí como amigo y cantante, de sus problemas con la justicia solo sé que lo vincularon en algo de droga, de ahí nada más”, sostuvo.

Otro de los recuerdos que tiene David es cuando su hermana se escapó de la casa y Jorge ayudó a localizarla.

▶Lee: Asesinan al expolicía y cantante de Promedio 20

De por qué lo llamaban Vanilla reveló que era porque desde los 14 años Jorge imitaba los pasos de baile del cantante estadounidense Robert Matthew Van Winkl, conocido artísticamente como Vanilla Ice.

“Se aprendía sus coreografías y sus canciones. Incluso participó imitándolo”, rememoró David.

Alberto, otro de sus ‘panas’, evocó una de las últimas conversaciones que mantuvo con Vanilla poco antes de que cayera detenido, en diciembre de 2018.

“Una vez me dijo: ‘yo sé que estoy perdido, sé que de esto solo salgo con los pies hacia adelante’ lastimosamente tomó el camino equivocado”, manifestó con tristeza.

Los restos de Lino fueron velados desde la tarde del viernes hasta el mediodía de ayer, en el cementerio Jardines de Esperanza. Varias de sus fotografías ‘adornaban’ su ataúd que estaba cubierto con ramos de flores de color blanco.

Junto al féretro también estaba una placa con la leyenda: Promedio 20, el cartel de la salsa.

A las 12:00 de ayer se realizó la misa y después sus restos fueron llevados hasta la puerta 10 del Cementerio General, donde fueron sepultados.

Fuente: Pichincha Universal, República del Banano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s