¡Orinar sentado no te quita la masculinidad!

¿Puede un hombre orinar sentado? Esta es una pregunta que causa risa entre el género masculino, ya que la mayoría de los papás enseñan a sus hijos desde pequeños que los ‘machos’ orinan parados. ¿Beneficia en algo?

Un estudio publicado por el Departamento de Urología de la Universidad de Leiden, Holanda, menciona que los hombres han cambiado sus hábitos de orinar por una simple razón: salud.

Una de las explicaciones -apunta la investigación- por la que los hombres han adoptado esta práctica es debido a la postura de ubicar los glúteos en el retrete al orinar; de la misma forma en la que se defeca, ya que estas acciones ayudan a determinar si existen problemas urodinámicos e incluso a que hombres con problemas en el tracto urinario inferior puedan miccionar con fluidez.

A pesar de que el estudio indica que muchos hombres dejaron a un lado el hábito establecido por la sociedad -de orinar de pie-, son otros los que, según el mismo apartado, no lo hacen porque la manera correcta y varonil es poniéndose de pie.

Orinar sentado te ayuda en el sexo

Sin embargo, el estudio no solo habla de la posición para miccionar o de lo bueno que es para la salud. También hace énfasis en los beneficios que este hábito puede traer a nivel sexual, pues ayuda a que la próstata se relaje, y de igual manera tener la facilidad de controlar el flujo urinario para así dominar el deseo de eyacular.

Los médicos -por lo general- recomiendan a las personas mayores a optar por esta posición para que el flujo de la orina sea más placentero y menos doloroso.

¿Cómo lo ve el ecuatoriano?

“Evidentemente, mantener la hombría hegemónica pasa por orinar de pie, con una mano manipulando el pene para provocar el mayor estruendo posible y con el puño de la otra mano cerrado contra la cadera. La imagen de cowboy que hasta en la soledad del baño mantiene intacta su hombría, es radicalmente incompatible con orinar sentado”, expone a EXTRA Valeska Chiribogaactivista feminista de Guayaquil, quien está en contra del sistema machista del siglo pasado.

La también defensora de los Derechos Humanos sostiene que el hombre ecuatoriano de por sí “es machista” y siempre está afonado de demostrarlo. ¿Por qué? Según Chiriboga, por simple dominación al género femenino.

“Nuestra cultura nos dice que hombre es aquel que anda sin camisa, orina parado, tiene tres mujeres y tiene ‘mañas’. Esto es muy equivocado porque eso refleja una ideosincracia barata adquirida de generación en generación que se tiene que romper”, dice. Además, menciona que el ‘trip’ del ecuatoriano es al revés: “Ven a un hombre ‘bien encachinado’ es sinónimo de homosexual; un hombre con una sola mujeres, es mandarina y etc”.

Asimismo, volviendo al urinario, según el pensamiento de la activista, exonerar los líquidos del cuerpo no es una cuestión identitaria, sino una necesidad biológica. “Orinar sentado no hace al hombre homesexual como dicen. Esto está ligado a un elemento higiénico, civilizatorio y cultural, y a su vez trae muchos benfecios”, aclara.

La vieja masculinidad está en extinción del mismo modo que los mamuts en su declive, poderosos pero finiquitados por la historia.

Así lo considera la poetiza y humanista Maritza Cino Alvear, ya que los hombres atraviesan una crisis sana alimentada por el empoderamiento de las mujeres y que la transformación feminista que modifica el mundo también cambia su marco mental, incluso en el terreno de la higiene.

“Solo los últimos machos tóxicos siguen haciendo ruido y daño”, opina Cino, hablando en un plano más general.

Lo que dicen los médicos

El médico general del Hospital del IESS de GuayaquilDimitrio Magallanes, dice a EXTRA que “para orinar un hombre no aprieta” porque la vejiga es un músculo de contracción automática.

Sin embargo, el especialista menciona que orinar cuando un hombre quiere es gracias a una maniobra gatillo que se logra relajando el suelo de la pelvis. Por tanto, es más fácil iniciar la micción sentados.

“Orinar de pie, para el hombre, no es signo de masculinidad, sino de rapidez y comodidad”. Afirma Magallanes. Pero no se puede hablar de postura correcta: cada uno elige la que le resulta más confortable.

La posición, aclara Magallanes, no influye sobre la salud sexual porque ambas posiciones demuestran que, aunque en varones sin patología prostática no hay diferencias, en pacientes con problemas de hiperplasia benigna de próstata, “orinar sentados mejora ligeramente el caudal y vacía mejor la vejiga”.

Motivos por los cuales un hombre se sienta para orinar

– Para evitar un desastre cuando orina de pie.

“De esta forma, el hombre no deja rastro ni en el suelo ni en la taza. Por lo que el sanitario no tendrá mal olor y manchas en el piso, que a la larga tendrá que limpiar”, sostiene Magallanes.

– Para tomarse un breve descanso.

Hoy es común que loa hombres se demoren mucho en el baño. ¿La razón? Según el experto es para darse un break cuando se siente algún estrés. “Ahora uno entra al baño a sentarse y relajarse mientras orina. Y de paso revisar su teléfono móvil. No tiene nada que ver con la pérdida de lo varonil”, dice.

– Quienes padecen problemas de próstata evitan dolores al momento de orinar.

Al sentarse -dice Magallanes- hacen menor esfuerzo al tener un flujo más fuerte, por lo que les resulta menos incómodo orinar de esta forma.

Además, el médico sugiere que esta postura ayuda a evitar problemas de próstata a futuro.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s