Mató en Quito y lo ‘cazaron’ en Bogotá

Carlos Eduardo Campos figuraba como uno de los más buscados por la Interpol al ser sospechoso de la muerte de un estadounidense en La Armenia, en Quito.

Las autoridades de Ecuador habían emitido una difusión roja luego de que se fugara del Centro de Detención Provisional (CDP), en la capital, el pasado 19 de agosto de 2019.

Pero su ‘aventura’ fuera de la cárcel duró poco. Seis meses. Pues la Policía de Colombia lo capturó el pasado 17 de febrero en la localidad de Engativá, en Bogotá.

El sujeto, nacido en Venezuela y con 27 años, también era requerido por la justicia colombiana por los delitos de hurto y violencia en contra de un servidor público.

Miembros del Comando de Acción Inmediata (CAI) de Villas de Granada lo arrestaron y durante el procedimiento Campos resultó herido.

Información policial precisó que recibió dos impactos de bala y fue llevado al hospital de Engativá, en donde se encuentra asilado bajo custodia.

La fuga

A Campos lo detuvieron en Quito luego de que se indagara el crimen de Robert Almquist, un estadounidense que residía con su esposa en el sector de La Armenia, sur de la capital.

El extranjero permanecía en el CDP hasta que la mañana del 16 de agosto se orquestó una fuga. Él junto a otros dos internos hicieron un hueco en una de las paredes del centro y saltaron hasta una de las calles principales del lugar.

Ahora debe enfrentar un proceso por el delito de robo con muerte. Por el momento, se espera la extradición para que responda a las autoridades ecuatorianas.

5 de marzo de 2019. Carlos Eduardo Campos llegó a la casa del estadounidense Robert Almquist en La Armenia, valle de Quito, e ingresó.

Las investigaciones recabaron que supuestamente el venezolano aprovechó la madrugada para cometer un robo. El tipo entró a una bodega, sin contar que los dueños escucharían ruidos.

Almquist lo descubrió y enseguida fue herido con un cuchillo. Su pareja intentó ayudarlo y también recibió cuchillazos en una de sus manos. Luego el sujeto huyó del sitio.

Mientras, la víctima se desangraba. Más tarde se confirmó su deceso. Al interior, una de las evidencias delataría al agresor: un zapato. La prenda quedó abandonada, por lo que los policías dieron seguimiento y hallaron al propietario.

Según la testigo, Campos había sido contratado para que hiciera labores de jardinería dentro del predio.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s