Periodista Tinoco “sufre” a causa de Correa y sus conferencias magistrales

#FlashBananero| “No tiene vergüenza! Ofreciendo “conferencias magistrales “ en Cancún, sin responder a la justicia ecuatoriana, ante la cual es un prófugo.”, afirmó la periodista Tinoco, que trabaja en un medio mercantilista.

Padrastro habría abusado y obligado a abortar a una niña de 12 años

Cuatro pastillas blancas habrían provocado un aborto no consentido en una niña, de 12 años. El presunto causante es su padrastro que fue detenido y puesto a órdenes de las autoridades judiciales.

El hecho ocurrió en una cooperativa del sur de Santo Domingo, el pasado miércoles. Según las versiones de la abuelita de la víctima a la policía, la menor presentaba dolor de abdomen y tras ir al baño presentó sangrado en sus partes íntimas.

La pariente dijo a los agentes que en el inodoro encontró el embrión, que según las primeras investigaciones tendría unas ocho semanas de gestación.

Fue entonces que la menor de edad le confesó a su abuelita que supuestamente era abusada sexualmente por su padrastro. Explicó que como no había tenido menstruación, su presunto agresor sexual le hizo tomar las pastillas.

▶Lee: Permitió que su novio abuse de su hija para evitar que la abandone

Por la presunción del delito de aborto no consentido, agentes de la Dinased y Criminalística acudieron al sitio para tomar procedimiento.

“Se pudo evidenciar que la adolescente se encontraba sentada con máculas de sangre y un feto, manifestando que presuntamente era abusada sexualmente por su padrastro y que producto de ello había quedado embarazada. La noche anterior él le había dado las pastillas y producto de ello, aborta”, sostuvo Richard Coella, jefe policial de la subzona Santo Domingo. Agregó que trasladaron a la menor a una casa de salud donde recibió atención médica especializada y donde permanecía estable.

El artículo 148 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) sanciona este hecho: “Aborto no consentido, la persona que haga abortar a una mujer que no ha consentido en ello, será sancionada con pena privativa de libertad de cinco a siete años”.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

Madre del fallecido en la Peni relata la extorsión que sufrió

Cuatro horas de angustia e intrigas fueron las que vivió la madre de Luis Carlos Cabrera Romo, de 35 años, preso que fue ahorcado dentro de la Peni la madrugada del sábado.

Cabrera era parte de un proceso investigativo de un doble crimen ocurrido en agosto del 2019. Fue detenido en septiembre y puesto en libertad, con medidas sustitutivas en octubre del mismo año, pero el pasado viernes 14 de febrero volvía a la cárcel de donde salió el 15 de febrero sin vida dentro de la ambulancia de medicina legal.

La mamá del fallecido, que prefirió no ser identificada por temor a represalias, contó cómo detuvieron a su hijo, la llamaron para extorsionarla y luego se enteró de la muerte de Luis.

“Eran las 10:00 del viernes, varios policías vestidos de civil detuvieron a mi hijo. Todo iba con normalidad hasta las 19:44 que recibí una llamada de mi hijo, estaba medio raro, de repente un hombre se acercó al celular y me dijo: señora tiene que depositarme 2.000 dólares para que cuidemos a su hijo y no le pase nada. Pero nunca depositamos nada”, recordó la mujer.

Ella continuó con el relato y dijo que le había asegurado que el dinero era para tenerlo en el pabellón.

“Ellos dijeron que me iban a enviar 4 números de cuentas para que deposite en cuatro partes en menos de 30 minutos, pero de dónde iba a sacar dinero”, añadió.

La señora manifestó que luego de esto acudió a las afuera de la Penitenciaría para preguntar por la salud de su hijo.

“A las 22:30 pregunté por Luis y me dijeron que iban a averiguar, luego de unos minutos salieron y me dijeron que todo estaba bien, pero no me creí eso, me quedé en el sitio y a cada momento volvía a preguntar, hasta que cerca de la medianoche un policía salió y me dijo que Cabrera Romo Luis Carlos había sido ahorcado”, indicó la señora, quien en cada momento pide justicia por la muerte de su hijo.

Ella afirmó que permaneció toda la madrugada en los exteriores de la Peni y que a las 05:00 el carro de Medicina Legal retiró el cuerpo de su hijo.

Familiares de Cabrera en una entrevista a Diario EXTRA manifestaron que existieron muchas cosas raras al momento de la detención del fallecido.

Ellos pidieron a la Fiscalía que den explicaciones del por qué volvieron de detener a Luis. “Si era para que él no se fugue lo hubiera hecho en los 5 meses que estuvo con medidas sustitutivas”, refirió un allegado.

Otro pariente, además, señaló que cuando Luis fue llevado hasta la Peni lo trasladaron a un pabellón donde no había estado anteriormente y ellos piensan que hubo algo raro detrás de eso.

Presunto suicidio

La madre de dos de los cuatro hijos de Cabrera recalcó que es algo de no creer que se haya suicidado, como lo quisieron hacer parecer las personas privadas de libertad que lo habrían asesinado.

“Él tiene cuatro hijos y siempre decía que lucharía por ellos, por eso es algo de no creer lo sucedido. Pedimos justicia y que nos digan por qué asesinaron a Luis”, comentó la exconviviente del fallecido.

Investigaciones

El jefe de la Dinased en la zona 8, teniente coronel Telmo Betancourt, manifestó que las unidades policiales investigan el crimen y que analizan el video donde es asfixiado Luis, pero que no pueden dar más detalles de lo obtenido para no entorpecer las diligencias.

En contra de Luis Carlos Cabrera Romo existe una denuncia por un doble asesinato ocurrido en el mes de agosto del 2018. Mientras que Cabrera ha denunciado dos intentos de asesinato, uno en el 2011 y otro en diciembre del 2019.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

Nueva modalidad de robo de celulares preocupa a ciudadanos

Los pillos se aseguraron de desactivar el localizador GPS de los dos celulares que robaron en la ciudadela La Garzota, norte de Guayaquil, con el fin de que los dueños de los dispositivos móviles no los puedan ubicar por medio de la aplicación ‘Buscar mi celular’. Lo hicieron al instante del robo.

“No pasaron ni cinco minutos del robo y los ladrones ya habían desactivado los localizadores de los dos celulares. Lo primero que hicieron fue pedirnos la contraseña de cada uno. En ese momento no sabíamos para qué lo hacían”, recordó angustiado Francisco, una de las víctimas.

El joven y su novia Micaela iban a ir a visitar a unos familiares el pasado lunes, a las 20:10, para lo cual se desplazarían en su vehículo. Ambos estaban embarcados, pero Francisco, quien iba de copiloto, se le quedaron unos objetos personales y se regresó a buscarlos al departamento.

Mientras la joven esperaba a que su amado regresara, dos pillos aprovecharon que estaba distraída y la encañonaron. Los ladrones se le aparecieron por delante del carro para arrebatarle su celular y cincuenta dólares que tenía en su billetera, donde también estaba su licencia de conducir.

Francisco se dio cuenta de que su pareja estaba siendo asaltada cuando regresó de buscar sus pertenencias. Los ladrones se percataron de su presencia y con una arma en la mano uno de ellos lo llamó para robarle sus cosas, aunque no tenía nada de valor en sus bolsillos.

“Recién me percaté de que le estaban robando a mi novia cuando bajé y llegué al garaje. Máximo me demoré unos tres minutos en subir y bajar. Al parecer, nos habían visto porque estaban escondidos y en el video se ve como vienen pegados a la pared”, afirmó el agraviado Play Video

En aquel momento, el joven dejó a un lado los nervios y se quedó cerca de la escena para tratar de tranquilizar a su pareja con su presencia. La miró constantemente, razón por la cual los delincuentes se dieron cuenta de que tenían un parentesco.

“No me encontró nada porque todo lo había dejado en el carro, solo bajé por un momento. El ladrón que me revisó se dio cuenta de que miraba mucho a mi novia y en seguida le gritó a su compinche “busca el celular de él en el carro, son algo”. En el video se ve como regresa a buscar mi celular que lo tenía en mi maleta del trabajo”, afirmó Francisco.

Luego de que el pillo encontró el celular regresó donde Francisco para pedirle que desbloquee el dispositivo electrónico, el cual se lo dio sin dudar por miedo a las repercusiones que podían tomar los asaltantes en contra de él y su pareja.

“Después de pedir las contraseñas sacaron las llaves del carro y las tiraron en una casa vecina. Las fui a buscar inmediatamente y luego intenté rastrear los celulares y ya estaban desactivados. Ahora los ladrones son millennials porque saben de la tecnología de los dispositivos”, manifestó Francisco.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto