Dos niñas fueron abusadas en un río

Un sospechoso de 28 años hasta el mediodía de ayer permanecía custodiado por la policía en la prevención de la Unidad Judicial de Daule, por estar presuntamente implicado en el abuso sexual a dos menores de edad, en una parroquia de esta cantón del Guayas.

El aberrante hecho ocurrió a las 16:15 del martes cuando las dos niñas 12 y 9 años, que son hermanas, debido al intenso calor se refrescaban en el río que cruza por la parroquia donde residen, donde sorpresivamente cuando disfrutaban del baño llegó el sospechoso y tras ingresar al caudal, comenzó la gran pesadilla para las menores de edad, que comenzaron a gritar a sus padres y a los vecinos.

El sujeto al verse descubierto nadó hasta otro sector del río para tratar de fugar, pero los familiares de las pequeñas y vecinos lograron detenerlo y lo entregaron a la policía, donde hasta de ayer era custodiado por el agente Gustavo Alarcón Barriga de la policía del comando Daule, donde se agilitaba ante el fiscal y el juez multicompetente y la respectiva audiencia de flagrancia.

Mientras los padres de la menores solo pedían justicia y ayuda psicológica para sus niñas, que desde ayer están totalmente traumatizadas.

La madre de las víctimas de 33 años confirmó a EXTRA que el sospechoso detenido es pariente lejano se su conviviente, donde tras llegar en estado etílico, se bajó sus pantalones y se metió al río, donde comenzó a tocarles las partes íntimas a mis hijas a plena luz del día, mi hija más pequeña comenzó a gritar y nos alertamos de los que sucedía, “este hombre se desnudo totalmente”.

En tanto conocidos del detenido decían que era inocente y que era un buen muchacho de la parroquia, lo cual no fue creído por la policía que acudió a la emergencia y lo detuvo.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

Chilena robó y vació la casa de una mujer

La bondad de Rosa Plasencia la llevó a compadecerse de una joven chilena, con dos hijos, y brindarle posada. Sin embargo, la humildad que demostraba la extranjera sólo habría sido parte de su plan. Después de cuatro meses de recibir habitación, alimento y vestimenta para ella y sus pequeños, la foránea aprovechó dos horas, en las que no había nadie de casa, para contratar un camión de mudanza y vaciar el inmueble y el negocio de la guayaquileña.

“Ella se llamaba Dayanara, o al menos así se hacía llamar. Mi hijo la conoció en noviembre (2019) por redes sociales y ella le contó que le habían robado, que no tenía nada. Por eso le ofrecimos un espacio”, recuerda la perjudicada.

Plasencia añade que el día que llegó a su domicilio, ella “no tenía nada. Tuve que darle mi ropa y poco a poco le fuimos comprando, para ella y los niños. Era ya como alguien de la familia. Por eso le encargue una tienda que tenía en la casa, mientras yo trabajaba en otra que alquilo”.

Según la denunciante, Dayanara nunca se quedaba sola, pero el pasado viernes 28 de febrero, “todos habíamos salido. Una hija mía que pasaba siempre n la casa había viajado a Machala y ella, antes de hacer sus cosas, la llamó para preguntarle cuándo regresaba y encontró la oportunidad”.

En el sector, a una cuadra de Socio Vivienda 1, en Lomas de la Florida, del noroeste de Guayaquil, la presencia del camión llamó la atención de los vecinos y uno se acercó a preguntar qué sucedía.

“Ella se valió de la confianza que se había ganado de todos. Con tranquilidad, le dijo al vecino que nos cambiábamos porque no nos alcanzaba para el alquiler y que estábamos en la casa de mi mamá”, comenta la afectada.

La mujer, con la ayuda de dos sujetos, se llevó camasropaelectrodomésticos, vitrinas… “solo las cosas viejas dejó y la cama donde ella dormía, porque tal vez no entraba en el camión”, sostiene Plasencia.

La mañana de este miércoles 4 de marzo, la señora mostró cómo quedó el inmueble y relató los hechos, que ahora son indagados por la Fiscalía Tercera de Soluciones Rápidas.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

Colegio de Quito suspende clases por amenaza de masacre

Resguardado con presencia policial, permanece un colegio de la parroquia Tambillo, al sur de Quito, luego de que un supuesto estudiante publicara una amenaza de muerte a través de Facebook.   La Unidad de Delitos Cibernéticos de la Policía investiga el caso. Las actividades escolares fueron suspendidas este lunes para resguardar la seguridad de los alumnos.  El ministerio de Educación emitió un comunicado, donde informa que las autoridades del establecimiento ya presentaron la denuncia en la Fiscalía por intimidación. Pese a que los patrullajes policiales son constantes en la zona, los padres de familia permanecen atemorizados por la amenaza.  El Código Orgánico Integral Penal (COIP) en su artículo 154 sanciona el delito de intimidación con una pena de uno a tres años de prisión

Fuente: Ecuavisa, 1er Impacto

Dos delincuentes venezolanos intentaron matar a adolescente

DOS VENEZOLANOS CAPTURADOS DESPUÉS DE ASALTAR A UN JOVEN EN EL CENTRO DE MACHALA. QUISIERON APUÑALAR A LA VÍCTIMA

🔴🚨 Ayer en las inmediaciones de las calles céntricas de Machala, Tarqui y Rocafuerte, un joven machaleño fue interceptado por dos cobardes asaltantes. Ellos intentaron amedrentar a la víctima con un puñal porque prestaba resistencia. El Populacho respaldó al joven y los capturaron. Le dieron unos cuantos golpes. Pocos para los que se merecen. El padre de la víctima llegó y amenazó a los delincuentes. Uno más osado que el otro, hasta se atreve a responder como que no hubiera hecho nada. Después se conoció que eran de nacionalidad venezolana los delincuentes. Los moradores del sector señalaron que todos los días por las noches hay casos de robos.

#ElMachaleño

¡Dejó botado el revólver por huir!

En la desesperación por escapar, un delincuente botó el revólver que cargaba en las manos y con el que minutos antes, junto a dos compinches, asaltó a los empleados de un depósito de verduras. El ‘pillo’ se subió al ‘vuelo’ a un vehículo y se logró fugar, pues uno de los colaboradores del local lo iba persiguiendo.

El hecho ocurrió a las 07:50 de este martes 3 de febrero de 2020, en las calles Letamendi y 6 de Marzo, en el sur de Guayaquil. Según contó Luis Gómez, uno de los siete empleados que a esa hora se encontraban en el lugar, los implicados estaban rondando el sector minutos antes de cometer el atraco.

“Llegó un camión con verdes y estábamos descargando las cajas. Ellos han estado dando vueltas. Eran tres en una moto. Se bajaron y andaban con revólveres calibre 38”, dijo Gómez.

Los sujetos ingresaron al lugar y cerraron la puerta enrollable para quitarles lo que más pudieran a los trabajadores. Se les llevaron dos celulares y 800 dólares que uno de los afectados tenía en un bolso.

Los tres sujetos salieron del local como ‘Pedro’ por su casa, pero no se percataron que Gómez logró salir también por una puerta lateral y empezó a seguir a uno de los involucrados, a quien sus ‘panas’ dejaron botado.

La persecución acabó en las calles Villavicencio y San Martín, cuando al tipo lo recogió un auto y él se subió mientras el carro rodaba. Instantes antes tiró su arma de fuego.

Luego, la Policía llegó para decomisar el ‘trueno’. La búsqueda de los malhechores está en marcha, mientras el sitio perjudicado fue cerrado el resto del día.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto