Coronavirus: Moreno muestra la forma en que personas contagiadas violan el aislamiento

El presidente Lenín Moreno insiste y lo hace con datos. En base a un sistema tecnología de uso gubernamental, el primer mandatario reveló que ecuatorianos portadores y sospechosos del nuevo coronavirus violan el aislamiento preventivo obligatorio “poniendo en riesgo la vida de ecuatorianos”.

Y citó algunos ejemplos. Dijo que en los casos en Guayaquil, Samborondón y Durán, a inicios de esta mes hubo 1.304 contagiados, de lo cuales el 40% salió de sus casas. Entre los sitios más visitados estuvieron Riocentro Los Ceibos, Village Plaza, el cantón Samborondón y el Suburbio.

En el caso de Samborondón, que de acuerdo a los registros es el segundo cantón de Guayas con más número de casos confirmados después de Guayaquil, 50 personas portadoras del virus “circulan por esta zona en este momento y están poniendo en riesgo a más de 100 mil ecuatorianos”, dijo Moreno.

La irresponsabilidad ciudadana también está en Quito. Según los datos presentados por Moreno, en la capital, el 21 de marzo pasado, hubo 228 contagiados de los cuales el 44 % se movilizó por fuera de sus casas a zonas como Calderón, Carapungo, Villaflora, Guamaní, La Primavera y otras.

“En el caso de Quito, un 4 % más que en Guayaquil hubo personas portadoras del virus que salen del aislamiento”, precisó el presidente.

En el caso de la parroquia Calderón dijo que 22 personas contagiados se movilizaron, “poniendo en peligro a 189 mil personas de esa parroquia”.

Es por ello que dispuso al ministro de Telecomunicaciones, Andrés Michelena, que coordine con el Comité de Operaciones de Emergencia Nacional y sus pares provinciales de todo el país el uso de esta herramienta y la implementación de medidas y controles que impidan la libre circulación de quienes son portadores del virus.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

Pensaron que un preso murió por coronavirus en Babahoyo

El repentino deceso del privado de libertad Jorge V., de 45 años, puso ‘a correr’ a las autoridades del Centro de Rehabilitación Social (CRS) de Babahoyo, en Los Ríos. Inicialmente los agentes que llegaron al levantamiento del cuerpo, sospecharon que se tratara de coronavirus, pero el médico que atiende en el Centro de Rehabilitación confirmó que la causa de muerte sería por tuberculosis.

Jorge fue encontrado sin vida el pasado jueves y sus compañeros de celda notificaron a los guías penitenciarios. Todos estaban asustados porque debido a la enfermedad que padecía, el difunto fue entendido en el hospital algunas ocasiones, sin embargo, las autoridades del CRS descartaron el que COVID-19 haya llegado al edificio.

El director del Centro de Rehabilitación Social de Babahoyo, Ronald Lara, indicó el interno guardaba prisión desde el mes de enero y además estaba atravesando un periodo de abstinencia a las sustancias psicotrópicas. Los agentes de Criminalística trasladaron el cuerpo hasta la morgue de Babahoyo donde casi no lo quisieron recibir debido a la emergencia y ante la ausencia de familiares.

Los deudos del fallecido oriundos de la parroquia Barreiro, se enteraron de la situación y empezaron a realzar los trámites para retirar el cuerpo. No hubo autopsia ni tampoco velorio, solo la sepultura directa a la que asistieron únicamente sus familiares.

En tanto Lara señaló que las medidas de prevención para evitar al coronavirus, fueron drásticas al interior de todo el edificio. Es decir, si antes se limpiaban las celdas una vez al día ahora lo hacen tres veces al día. Lo mismo ocurrió con el patio que antes lo aseaban una vez pasando un día y ahora lo limpian dos veces al día, durante todos los días de la semana.

El trato que reciben los aprehendidos que ingresan durante la emergencia, es distinto una vez que la policía los deje en la puerta de ingreso. El director explicó que para legalizar su llegada deben pasar primero por revisión en un hospital público, donde le emiten el certificado médico de no presentar golpes ni síntomas de coronavirus. Un vez cumplido con el trámite y recibir la orden de encarcelamiento, los detenidos pasan a una celda donde deberán permanecer en cuarentena durante 15 días. Después de ese tiempo si no presentan ningún síntoma, se derivaran a otra celda para el cumplimiento de la sentencia.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto