Coronavirus: más de 100 mil personas han muerto a nivel mundial

Según las estadísticas recopiladas por la Universidad John Hopkins, la cifra de muertes que ha dejado el temible coronavirus, hasta hoy viernes 10 de abril, es de 100.376.

El país que lidera las afectaciones por esta pandemia global es Italia, con 18.849 muertes; le sigue Estados Unidos, con 17.925; y España, con 15.970. Asimismo, China, donde se manifestó el brote del Covid-19, registra 3.340 decesos.

A su vez, el número total de casos confirmados en el país asiático es ahora de 1’650.210. De ellos, 368.669 han acabado con la recuperación del enfermo, mientras que 1.181.165 están activos.

El ‘paniqueo’ aflora en el mundo

Esta tarde, Tedros Adhanom Ghebreyesus, jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), advirtió que es indispensable fortalecer los sistemas de salud ante la pandemia.

“Estamos en la fase de pánico por un peligroso virus invisible que causa destrucción pero debemos fortalecer los sistemas de salud”, dijo Ghebreyesus en referencia al coronavirus.

Entre tanto, distintas entidades y organizaciones están trabajando para encontrar vacunas contra el mal de Wuhan, dos de las cuales ya entraron en la fase de ensayos clínicos. Sin embargo, la Agencia Europea de Medicamentos adelantó que la disponibilidad de una vacuna podría tardar al menos un año.

MIentras tanto, varios fármacos experimentales están siendo ensayados clínicamente para probar si son eficaces contra el Covid-19.

Entre ellos están la antimalárica hidroxicloroquina y el antibiótico de amplio espectro azitromicina, probados con éxito en Francia; el antipalúdico mefloquina y la droga antiúlceras Dalargin, que se están probando en Rusia; y el Ivermectin, cuya capacidad de matar el virus en cultivos celulares en 48 horas fue probada en Australia.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

Coronavirus: Continúan aglomeraciones en el sur de Quito

Luisa salió con su hermana luego de permanecer encerradas en su casa quince días por el estado de emergencia provocado por la propagación del coronavirus en el Ecuador.

Ellas viven en la calle Pedro Benavente, en Solanda, en el sur de Quito. Salieron para abastecerse de víveres para los próximos días. Sin embargo, las mujeres se sorprendieron al ver que, a una cuadra de su domicilio, en la calle Bonifacio Aguilar, centenares de personas transitaban como si nada.

“Las personas son muy inconscientes porque no se dan cuenta de la situación que atraviesa el país”, dijo Luisa, mientras ingresaba a una tienda a comprar frutas.

Vendedores ambulantes y moradores intercambiaban productos. Algunos no portaban mascarillas y los alimentos estaban expuestos al aire libre. Comerciantes de naranjas, de guantes de protección, y hasta de mote con chicharrón conversaban entre ellos sin guardar distancia. Cuando veían la llegada de agentes metropolitanos se movían del lugar.

Alfredo Arias es un comerciante de pescado salado. El joven salió con una carreta junto a otros vendedores de mariscos para intentar sacar algo de efectivo. “Nosotros trabajamos en el Mercado Mayorista, pero desde que cerraron nos hemos obligado en vender en las calles”, comentó.

El comerciante señaló que no se quedan mucho tiempo en el sector porque viven en el norte de la capital y un familiar los ayuda con el traslado a él y a sus compañeros. Alfredo confesó que en ocasiones tienen que retirarse del lugar cuando miran a los uniformados.

Ana Tiscama vive en el sector 1 de Solanda. Ella afirmó que los vendedores ambulantes suelen esconderse en los pasajes de los barrios cuando ven a los funcionarios municipales. El sábado anterior, la mujer salió a comprar en un supermercado de la zona y vio que los comerciantes estaban con palos. “Son como una red. Cuando ven a los policías se comunican entre ellos para esconderse”, dijo.

José Nava es un venezolano que vende cigarrillos en la calle Juan Alemán. El extranjero confesó que en algunas ocasiones tuvo que esconder su mercadería en los medidores de luz que están afuera de las casas para que los uniformados no lo retiren del lugar.

Según los datos que maneja el Ministerio de Salud Pública, en Solanda existen cinco casos confirmados con covid-19. Las zonas donde existen más aglomeración de personas son en el Mercado de Solanda, en las calles Juan Alemán, Bonifacio Aguilar y Benancio Estandoque.

Según datos del Ministerio de Gobierno, hasta este 10 de abril del 2020 se han sancionado a 1024 personas que no cumplieron con la normativa que restringe la movilidad y tránsito por el espacio público. La multa fue de 100 dólares.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

Viernes Santo: A falta de procesión, ¡fueron a rezar!

Con un cuadro de una pequeña escultura del rostro de Jesús, Héctor Rizzo fue a la iglesia del Cristo del Consuelo. Él y demás feligreses estuvieron fuera del templo la mañana de este viernes 10 de abril de 2020.

El grupo no superaba las 30 personas. Y es que al haberse suspendido la tradicional procesión que se realiza anualmente cada Viernes Santo desde esa parroquia, para prevenir contagios de coronavirus, los fieles quisieron, al menos, ir a orar un rato a dicha casa religiosa.

Rizzo dijo que llegó para elevar una plegaria a favor de la salud de su familia y de todo el país, ya que el virus está ocasionando la muerte de muchos ciudadanos. Por eso permaneció más de una hora fuera de la iglesia para tener un momento de paz y reflexión.

  • Viernes Santo: A falta de procesión, ¡fueron a rezar!
  • Viernes Santo: A falta de procesión, ¡fueron a rezar!

Otros feligreses presentes en cambio encendían velas en la puerta de entrada del lugar, mientras hacían sus peticiones al Creador. Unos llegaban y otros se iban. No hubo demasiada aglomeración, pero la gente se dio el tiempo de ir unos minutos.

Mientras tanto, desde el norte de la ciudad, una escultura en miniatura del Cristo era transportada en un helicóptero, como un acto litúrgico simbólico a manera de reemplazo de la gran procesión que convoca a miles de asistentes en el sur de Guayaquil.

La aeronave culminó el recorrido en el sector donde se encuentra la efigie del Cristo del Consuelo, en la cooperativa Cisne 2. Sobrevoló la escultura gigante unos instantes y así finalizó aquella actividad, organizada por la Arquidiocesis de la ciudad.

En ese punto también se concentró un reducido grupo de personas, quienes fueron a contemplar la figuras y, a la par, rezaban.

  • Viernes Santo: A falta de procesión, ¡fueron a rezar!

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto