¡Quito se prepara para el manejo de sus muertos!

Las cifras de fallecidos no se han disparado. Según el Comité de Operaciones de Emergencia de Pichincha (COE), en Quito se han registrado 32 muertes por COVID-19 hasta el jueves 16 de abril.

Jorge Yunda, alcalde de la ciudad, anunció que se toman previsiones en el protocolo para el manejo de cadáveres ante la pandemia. En cuanto a la manipulación y disposición final de cadáveres con antecedentes y presunción de COVID-19 extrahospitalario, el Municipio de Quito intervendrá a través de la Empresa Metropolitana de Gestión Integral de Residuos Sólidos (Emgirs)

Esta entidad informó que cinco contenedores ya llegaron al Centro de Convenciones Bicentenario, en el norte de la urbe, estos funcionarán como una morgue, en el caso de que los fallecidos se multipliquen. Estos tendrán la capacidad de almacenamiento refrigerado de 50 cuerpos en cada uno.

En un comunicado, la Emgirs dijo que en primera instancia, cuando la persona fallecida cuenta con cobertura de algún seguro privado, serían las empresas de servicios exequiales las que se encargarían directamente. En caso de carecer de este tipo de cobertura, y si ningún familiar está en la capacidad de correr con los gastos funerarios, será el Servicio Nacional de Medicina Legal y de Ciencias Forenses o las Fuerzas Armadas, conforme con lo dispuesto en la Resolución Nro. 04 del COE Nacional del 24 de marzo de 2020, quienes se encarguen del embalaje del cuerpo, previa emisión del certificado del profesional médico de turno.

Luego del embalaje, en el caso de Quito, será Emgirs la que se hará cargo del transporte de los restos a un sitio destinado como punto intermedio o de almacenamiento. Para esto la Empresa Pública pone a disposición 2 vehículos con thermo king para movilizar diariamente hasta 32 cadáveres en condiciones de asepsia y cadena de frío, hasta el sitio temporal de acopio instalado en el parque Bicentenario.

Además se suscribió un convenio con los proveedores de servicios exequiales, para poner a disposición de los quiteños, hornos crematorios para la incineración de cuerpos de personas de escasos recursos, de manera gratuita. Estas funerarias también colaborarán con sus vehículos para el transporte de cuerpos en caso de ser necesario.

También se instalará un incinerador portátil para material hospitalario en el hospital Metropolitano “Quito Solidario”. De esta forma se garantizará el correcto e inmediato manejo de éstos residuos, de acuerdo a parámetros internacionales.

Con esto la ciudad se prepara para el peor escenario posible, proyectando su capacidad para transportar, almacenar y cremar hasta 170 cadáveres por día.

“Esperamos nunca utilizar este cementerio municipal que se llamará “Quito Solidario”, espero más bien ahí elevemos un parque en honor a que superamos esta crisis. Espero nunca usar esos ataúdes desechables que nos están donando, ni los vehículos thermo king, ni los hornos crematorios”, dijo Jorge Yunda.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

(F)Otto Sonnenholzner en campaña en medio de fallecidos por #Covid19Ec

Ciudadanos denuncian en redes la desaforada campaña política que lleva Otto Sonnenholzner en la ciudad de #Guayaquil en medio de la crisis sanitaria.

link: https://www.facebook.com/EcuadorPlayEc/videos/vb.2116259225266783/239310824105655/?type=2&theater

Fuente: EcuadorPlay, 1er Impacto

Dos fiscales suspendidos por incidentes en una ‘fiesta’ en Ibarra durante el toque de queda

Dos fiscales de la provincia de Imbabura están suspendidos desde el miércoles 15 de abril del 2020 por pedido del Consejo de la Judicatura, vinculados a un caso de conmoción social. La Fiscalía General del Estado aplicó la medida. El hecho incluyó con la retención de uno de un fiscal a las 20:00 del martes 14 de abril, en el sector de Aloburo, en el norte de la ciudad de Ibarra. La Policía llegó hasta el lugar y detuvo al fiscal junto a dos hombres y tres trabajadoras sexuales. Los agentes acudieron por una llamada telefónica de auxilio, que realizó una de las mujeres al ECU 911, luego de que uno de los implicados la amenazara. Según las investigaciones, los tres hombres contrataron a las trabajadoras sexuales para que acudieran a una vivienda particular, pese a que en Ecuador rige un toque de queda entre las 14:00 y las 05:00. A cambio, ofrecieron USD 50 a cada mujer. Lo que comenzó con una fiesta, terminó en una discusión. Una de las mujeres se percató de que estaba siendo filmada en un teléfono celular, sin su consentimiento. Entonces, tomó el teléfono para intentar borrar las imágenes. En ese momento uno de los hombres sacó un arma de fuego y le amenazó para obligarla a devolver el dispositivo. Temerosas, las trabajadoras sexuales ingresaron a un baño y una de ellas llamó al ECU 911 solicitando auxilio. La Policía acudió hasta la ubicación de la casa. Los tres hombres, con las tres mujeres, salieron de la vivienda en un automotor y fueron interceptados por los agentes. Los uniformados encontraron en la propiedad un arma de fuego y siete cartuchos. También se incautaron de teléfonos celulares. Un video difundido en redes sociales muestra el momento de la detención del fiscal. Al mediodía del 15 de abril se realizó la audiencia de flagrancia de manera reservada por el supuesto delito de intimidación. El juez encargado dictó la apertura de una indagación previa, es decir que la Fiscalía investigará si hubo delito de forma reservada.  La Fiscalía no pidió la detención de los implicados ni se refirió a otros elementos, como la violación del toque de queda, el hallazgo de un arma de fuego, la filmación con el teléfono celular, el traslado de las mujeres en un vehículo aparentemente contra su voluntad. Según la fiscal que conoció el caso, no había suficientes pruebas para iniciar una instrucción fiscal ni se trató de un delito flagrante.  “He dictado medida cautelar de suspensión en contra de 2 fiscales de Imbabura por los hechos de conocimiento público en Ibarra”, dijo la presidenta del Consejo de la Judicatura, María Del Carmen Maldonado, a través de su cuenta de Twitter. “Estamos vigilantes del comportamiento disciplinario de l@s servidor@s de la Función Judicial y somos implacables en sancionar toda infracción”. La fiscal del caso fue suspendida, para investigar su actuación, al igual que el fiscal que se encontraba en el lugar de los hechos.  De acuerdo con un comunicado del Consejo de la Judicatura, la suspensión será sin pérdida de la remuneración, por un máximo de 90 días. La medida cautelar se desarrollará mientras se realizan las acciones administrativas, como lo indica el Informe de Control Jurídico.

Fuente: El Comercio, 1er Impacto

Como enfrentó Correa “La Tormenta Perfecta” – 4 años terremoto Ecuador

Durante el gobierno de la Revolución Ciudadana, Ecuador enfrentó años muy duros y complejos (2014-2016) debido a una serie de choque externos que pusieron contra las cuerdas las cuentas fiscales.

El evento que el exmandatario denominó “La Tormenta Perfecta” significó un golpe muy fuerte contra la economía por el desplome de los precios del petróleo, y la dramática disminución de prácticamente todas las exportaciones.

Un análisis publicado por el ex mandatario Correa en su blog Economía en Bicicleta titulado “El caso ecuatoriano: La Tormenta Perfecta”, da cuenta de la situación que atravesó el país y las medidas que debieron adoptarse para hacer frente. Pese al trágico escenario no se adoptaron medidas de ajuste ni paquetazos. Especial interés radica en al respuesta inmediata que se dio al terremoto del 16A de 2016.

EL CASO ECUATORIANO: LA TORMENTA PERFECTA

Por Rafael Correa – Economía en Bicicleta

Me voy a referir a la situación que hemos tenido que enfrentar durante los últimos dos años en el Ecuador.

Le hemos llamado “La Tormenta Perfecta”. De ello se pueden sacar muchas lecciones para América Latina.

Por primera vez en los últimos 30 años tuvimos dos años consecutivos de caída de exportaciones. A finales de 2016 nuestro total de exportaciones fue tan solo alrededor del 64% del valor correspondiente al 2014. La reducción de las exportaciones en el 2015, mayor a 7 puntos del PIB, fue la más fuerte desde 1949, hace casi 70 años.

No fue solo desplome de los precios del petróleo, el cual pertenece al Estado y es –después de los impuestos- su más importante fuente de financiamiento, sino que también disminuyeron prácticamente todas las exportaciones.

En el 2016 las cosas empeoraron e iniciamos el año con un verdadero colapso del mercado petrolero, situándose el precio de nuestro crudo en un nivel inferior al mítico piso de 20 dólares, por debajo del cual ya ni siquiera se planificaban escenarios.

Con un precio de menos de 37,7 dólares por barril de petróleo, el Gobierno Central no recibe ni un dólar de ingreso petrolero, debido a que los ingresos totales por exportaciones de petróleo y ventas de derivados no cubren el valor de los costos de producción, más la importación de derivados y el pago de los subsidios internos a los combustibles. Esto significa que en 2015 y 2016 gobernamos sin un solo dólar de ingreso petrolero. Esto hace pocos años hubiese sido imposible.

Pero no solo aquello, por primera vez en 40 años como exportadores de petróleo, lejos de recibir ingresos, el Gobierno Central tuvo que entregar cerca de 1.600 millones de dólares a las petroleras públicas para que no quebraran.

La pérdida de ingresos petroleros por exportaciones en estos dos años fue de 7.816 millones de dólares. La disminución en recaudación de impuestos por la recesión fue de 955 millones de dólares.

A ello debemos sumar cerca de 1.100 millones de dólares de pago en apenas seis meses a las petroleras Occidental y Chevron, por los írritos juicios que perdimos en manos de tribunales arbitrales espurios, fruto de tratados firmados por gobiernos entreguistas. Dicho sea de paso, estamos denunciando todos esos tratados que han esquilmado al país.

Todo esto suma aproximadamente 11.500 millones de dólares, casi 12 puntos del PIB en pérdida neta de ingresos fiscales.

Pero el principal problema de la economía ecuatoriana no es fiscal, sino externo. Una menor entrada de dólares implica menos liquidez, menos depósitos, menos crédito, y disminución de la actividad económica, pero además compromete grandemente el sistema bancario y la sostenibilidad del sistema monetario dolarizado, si nuestro Banco Central se queda sin reservas para respaldar a los bancos.

Por ello lo primero que teníamos que hacer era cerrar el inmenso déficit externo.

Todos los economistas conocen que para ello lo más eficiente es la depreciación de la moneda nacional, de la que carecemos desde enero del 2000, cuando un gobierno neoliberal adoptó el dólar como moneda de curso legal en el Ecuador sustituyendo al Sucre. El dólar norteamericano se ha apreciado fuertemente en los últimos años, exactamente lo contrario de lo que requeríamos. Precisamente por ello la llamamos “La Tormenta Perfecta”: el desplome de exportaciones y la apreciación del dólar, lo cual tritura la economía. Las depreciaciones de la moneda en los países vecinos llegaron hasta el 80%, como en el caso colombiano.

Como si todo lo anterior fuera poco, en los primeros meses de 2016 tuvimos la activación del volcán Cotopaxi; en 2016 y 2017 hemos soportado inviernos muy fuertes, cuyas mayores consecuencias, como ya mencionamos, se evitaron gracias a los proyectos multipropósitos inaugurados durante nuestro gobierno; y, de lejos lo más grave, el 16 de abril de 2016 sufrimos un terrible terremoto de cerca de 8 en la escala de Richter, la tragedia más grande del país en los últimos 70 años, que nos costó 671 vidas, redujo el crecimiento ecuatoriano en 0,7%, y produjo pérdidas por más del 3% del PIB. Hasta la fecha, el sismo ha tenido más de 3.500 réplicas, una decena de ellas mayor a 6 grados, es decir, comparables al terremoto que destruyó en agosto del año pasado la ciudad italiana de Amatrice.

Nunca, en toda la historia de mi país, habíamos tenido tantos choques externos negativos en tan poco tiempo.

Fuente: Confirmado.net, 1er Impacto

César Litardo llamó a los legisladores a defender a la Asamblea de una ‘campaña de desprestigio’

El presidente de la Asamblea Nacional, César Litardo, llamó a todos los legisladores a defender la institucionalidad de la Función Legislativa frente a una insistente campaña de desprestigio.

El llamado lo hizo tras responder un reconocimiento público que hizo la asambleísta, Marcela Aguiñaga, por salir a defender a la Asamblea frente a una campaña “agresiva” de desmerecer el trabajo de los legisladores; pues afirmó que hay una campaña montada de todos los días de agredir a los legisladores, que hace dudar a los ciudadanos.

Litardo respondió a Aguiñaga y pidió a todos los legisladores a sumarse a la defensa de la institucionalidad de la Asamblea, pues dijo que, como primer poder del Estado, “tenemos que defender nuestro trabajo”.

Consideró que la discusión debe ir hacia la discusión de temas profundos, a solventar la crisis, salvando vidas y reactivando la economía del país, sin afectar a los que menos tienen.

El presidente de la Asamblea, resaltó el trabajo legislativo de este martes, que evacuó dos vetos parciales a los proyectos de Ley de Alimentación Escolar, y la Ley de Acuicultura y Pesca.

Legisladores de todas las bancadas, incluidos de Alianza PAIS, reclamaron que el Gobierno no haya enviado aún el proyecto económico urgente para enfrentar la crisis por la pandemia de coronavirus, y además cuestionaron que no hayan abierto un diálogo previo para socializar el contenido del documento, previo al ingreso a la Asamblea.

El debate sobre la defensa de la Función del Estado se abrió al final de la jornada de la sesión 662, cuando se tramitaba una resolución planteada por Carlos Bergman, quien actúa con el bloque de la Revolución Ciudadana, sobre un pedido al Régimen para que solicite ayuda internacional para enfrentar la pandemia de la COVID-19.

Aguiñaga, en el debate, aclaró que un legislador no está para entregar mascarillas, visitar un hospital o entregar medicinas, sino fiscalizar el rol del poder Ejecutivo y preguntar por qué el gobierno priorizó el pago de la deuda externa antes que la vida de los ecuatorianos en medio de la pandemia.

Insistió que al parecer hay una campaña montada y que siente que la Función Legislativa hoy le es incómoda al Ejecutivo, porque se ha manifestado que no van a apoyar meterle la mano al bolsillo de los trabajadores del país, a las empresas que hoy no tiene liquidez.

Dijo que plantear medidas demagógicas como rebajas de sueldo no va a solucionar la crisis, y que la Asamblea se someterá a la reducción de sueldos, pero que no se puede ensañar contra el servidor público, pues detrás de ellos, hay familias enteras.

Eliseo Azuero (BADI), coincidió con Aguiñaga, y afirmó que al parecer le es muy incómodo el control de las acciones del Gobierno central, y reiteró que le molesta sobremanera “esta campaña de difamación que se viene montando en contra de la Asamblea”.

Pidió a Litardo mantenerse en la línea de defensa de la Asamblea, y ratificó que les molesta la fiscalización de funcionarios que son puestos a “dedo”. Dijo que haya acciones orquestadas para debilitar a una función del Estado que es el pilar de la democracia.

Israel Cruz, de la Bancada de Integración Nacional (BIN), también se sumó al reclamo de que la Asamblea sufre un desprestigio; que aunque no dio nombres, dijo que esa campaña viene de algunos sectores interesados en hacer mirar una película por el otro horizonte. Cuestionó que el gobierno haya priorizado el pago de deuda externa antes que financiar insumos médicos para enfrentar la pandemia, y que se mintió al país que iban a venir $200 millones, en forma de préstamos.

Pabel Muñoz (RC) planteó al titular de la Asamblea que llame a una sesión exclusivamente para defender la institucionalidad. También dijo que hay una campaña orquestada contra la Asamblea sobre “los salarios, si trabajamos o no, si no registramos, si no estamos en una reunión; lo que se tendría que saber cuál es el interés de fondo”, reclamó.

Aclaró que el Parlamento está de acuerdo en hacer un aporte de solidaridad en medio de la emergencia sanitaria, pero que es impertinente que el gobierno empiece a gobernar a través de twitter y disponga, por esa vía, la rebaja de salarios; sabiendo que esa no es la solución al grave problema económico por la emergencia sanitaria.

Fuente: El Universo, 1er Impacto