Decomisan jarabe que se promocionaba para curar el COVID-19

Durante un operativo coordinado entre la Fiscalía, la Policía Nacional y la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa), se decomisó 1 200 frascos de un supuesto jarabe para curar el coronavirus.

El operativo se ejecutó en una planta de elaboración de bebidas alcohólicas ubicada en el sector de Izamba, en Ambato, la cual no contaba con el permiso de funcionamiento para desarrollar esta actividad.

Las autoridades constataron que el producto que era promocionado como una supuesta cura para la enfermedad no contaba con el registro sanitario.

Al ser la Arcsa, la entidad encargada de efectuar este tipo de controles, iniciará el respectivo proceso sancionatorio conforme a lo que establece el artículo 140 de la Ley Orgánica de Salud que señala que “queda prohibida la importación, comercialización y expendio de productos procesados para el uso y consumo humano que no cumplan con la obtención previa de la Notificación o Registro Sanitario, según corresponda, salvo las excepciones previstas en esta Ley”.

La Agencia recomienda no comercializar, distribuir ni consumir productos naturales o medicamentos que no posean el registro sanitario, debido a que representan un riesgo para la salud.

Además, en sus plataformas digitales, la institución pone a consideración de la ciudadanía los requisitos necesarios para obtener el registro sanitario para implementos médicos indispensables para enfrentar la emergencia sanitaria.

Fuente: Pichincha Universal, 1er Impacto

Gobierno de Pichincha previene aumento de contagios por Covid-19 en la provincia

Este viernes 24 de abril la Prefecta Paola Pabon acudió al peaje de la vía Alóag-Unión del Toachi, donde verificó el funcionamiento del pórtico de fumigaciones.

Además agradeció la incansable labor de funcionarios del Gobierno de Pichincha.

Fuente: Pichincha Universal, 1er Impacto

Testimonios del COVID-19: “Mi madre estaría muerta si fuera por el Gobierno”

“Llame al 171 y le darán cita para un mes, llame al 911 y le dirán que no hay ambulancia y que llame al 171. Estar con síntomas de COVID-19 es como jugar tenis y ser la pelota. La ayuda no llega nunca”.

Edilma Sáenz de López habla claro y con coraje. Habla con la autoridad del ciudadano mandante y con la indignación del habitante olvidado. Habla desde el alma.

Está sentada en una silla que ha puesto frente al comedor, fuera del perímetro de la sala, donde, en cambio, está parte de su familia sentada: su esposo, Vidal López, de 58 años; su hermano, Miguel Sáenz, de 65, y dos de sus hijos.

FOTO2
Miembros de la familia presentan síntomas tras el primer contagio.BLANCA MONCADA / EXPRESO

La odisea de la falta de atención

Alrededor, más muebles, pastillas sobre una mesa, un espejo delgado en la pared y un plasma apagado. En días buenos, ella y su pareja se dedicaban a ser comisionistas en una empresa de telecomunicaciones y la casa está bien equipada, pero, aseguran, la bonanza se acabó con la libertad de circulación. “Si no podemos trabajar, no podemos comer”, insiste Edilma.

Su madre, Ángela Zambrano, de 94 años, está en uno de los dormitorios de la casa, acostada, con una bata celeste, y provista del oxígeno que pudo conseguir gracias a amigos.

 Hasta el 15 de este mes, el Ministerio de Salud confirmó 498 casos allí. Es la tercera parroquia con más positivos oficiales, seguida de la Tarqui y la Ximena, que concentraban hasta ese día, 2.383 y 628 casos.https://www.youtube.com/embed/Mir4pDJF_CY

Discursos versus realidades

A juzgar por lo que ha visto en el barrio, Vidal López Triana, esposo de Edilma, cree que son muchos más los contagios en la zona. “Por aquí se han muerto un montón de vecinos. ¿Cómo saber cuántos estamos contagiados, si ni pruebas nos han hecho?”.

“Nos cansamos de llamar por ayuda”, resume la odisea de estos días Vidal López. El 16 de abril, el día en que Ecuador conmemoró un año más del terremoto, su casa misma temblaba de indignación y él decidió gritar en Twitter. “Es que si no me escuchaban por teléfono lo iban a hacer por ahí”, dice.

“Por el amor a Dios, ayúdennos… Estamos contagiados todos en mi hogar, practicamos el “no salgas de casa”. Somos disciplinados, pero no nos ayudan, ¿a quién le pido que nos vengan a socorrer? El 911 solo nos dice que no tiene ambulancia, que nos la arreglemos para llegar a un hospital”, le escribió a la ministra de Gobierno, María Paula Romo, ese día.

Por favor, necesito ayuda gubernamental o municipal, para que nos hagan el cerco epidemiologico, somos disciplinados, somos 8 personas y estamos contagiados.. El 911 no nos da soluciones… S O S

En otra respuesta, esta vez a la alcaldesa Cynthia Viteri, escribió: “Estoy pidiendo ayuda desesperadamente. No se a quién acudir. Se me terminó el dinero. Ya no puedo hacer recargas de oxígeno, y una de mis hijas tiene insuficiencia en la glucosa seis fosfato. Es la primera vez que pido ayuda. Dios la bendiga siempre”.

Nada sirvió. Ni siquiera el tuit que luego envió al gobernador Pedro Pablo Duart con el mismo mensaje. “Soy ciudadano y tengo una perspectiva. Ellos, los funcionarios públicos, nos sirven a nosotros. Pero eso no se siente. No en este barrio. Vaya a ver en la esquina, ese centro de atención móvil del Municipio lleva días cerrados. No es justo”, resalta Vidal.

Tiene puesta una mascarilla de pintor y junto a él, en la entrada de la puerta, hay un tanque de oxígeno de algo más de metro y medio de altura. “Lo conseguimos por unos amigos. Nos lo alquilan a diez dólares el día”, se adelanta Edilma.

La primera vez que su esposo vio el tanque para su suegra, como era tan grande, creyó que serviría para varios meses. “Pero no. Solo dura doce horas”, añade Miguel Sáenz, hermano de Edilma, adulto mayor y quien, como todos en casa, ha presentado malestar los últimos días. Con recarga, alquiler y movilización, la familia invierte 50 dólares al día para mantener estable a la abuela, un valor ahora inalcanzable.

Agradecen a amigos que escuchando su testimonio se han acercado a ayudar. “Son gente que comparte lo poco que tiene por ver nuestra situación, porque mi madre estaría muerta si fuera por el Gobierno”, recuerda Edilma, otra vez habla con coraje. Habla con la autoridad del ciudadano mandante y con la indignación del habitante olvidado.

Fuente: Expreso, 1er Impacto

A partir del 4 de mayo se levanta la cuarentena en Ecuador #COVID19ec

En rueda de prensa virtual, la ministra de Gobierno, María Paula Romo, actualizó el avance del coronavirus en Ecuador: 22.719 casos confirmados, 576 fallecidos y 1.060 muertes probables por el COVID-19.
“Mientras más pruebas hagamos, vamos a tener más casos”, enfatizó la funcionaria. Esto se debe a que se han realizado más pruebas y hay más información disponible para analizar.
CIFRAS
  • 56.513 muestras para coronavirus
  • 22.719 casos confirmados
  • 23.138 son casos descartados
  • 576 fallecidos
  • 1.060 muertes probables
La ministra Romo anunció de una nueva etapa en Ecuador, que sería el paso del aislamiento al distanciamiento, a partir del lunes 4 de mayo. La funcionaria indicó que los detalles de esta etapa serán informados por el presidente Lenín Moreno la tarde de este viernes 24 de abril.
“Podemos decir que ya pasó el pico en la mayor parte de las provincias del país”, aseguró Romo. Agregó que el virus va a permanecer aquí por muchos meses, “no hemos salido de la emergencia, hemos cambiado de etapa”.
Según Romo, el mercado mayorista de Ambato, de la provincia de Tungurahua, servirá de ejemplo para esta nueva etapa de distanciamiento. “Hemos tenido una serie de inconvenientes en el mercado mayorista de Ambato”, señaló Romo respecto a la higiene del lugar. El mercado estuvo cerrado por problemas de especulación de precios y de sanidad, pero logró ser reabierto para beneficio del resto de provincias.
Por su parte, el viceministro de Salud, Xavier Solórzano, se congratuló por los casos descartados que, a la fecha superan los confirmados. “No porque tenemos un aumento en el reporte quiere decir que hay un brote, absolutamente no, porque estos nuevos casos están distribuidos en el tiempo”, aseveró Solórzano.
Ecuador, con 17,5 millones de habitantes, es el segundo país latinoamericano con más casos de COVID-19 después de Brasil, con casi 45.800 casos, aunque el gigante sudamericano cuenta con 210 millones de habitantes.
Este jueves el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, indicó que con la ayuda de laboratorios privados y de instituciones públicas pero ajenas al ministerio, Ecuador logró procesar alrededor de 23.800 pruebas de diagnóstico que esperaban ser analizadas.
Fuente: Ecuavisa, 1er Impacto

Vendía teléfono robado por Facebook

Un hombre fue detenido en el Centro Histórico de Quito. Esto luego de ser acusado del delito de receptación. Un seguimiento informático de la Policía permitió la aprehensión del implicado, de 23 años, quien supuestamente intentaba vender un teléfono celular robado en el mercado digital de Facebook.

La denuncia por el huerto del aparato móvil ocurrió días atrás. La víctima informó a las autoridades que había sufrido un asalto en una zona cercana al sitio en el que, el miércoles 22 de abril, se identificó al sospechoso. Luego del atraco, fue posible encontrar el teléfono del afectado en la vivienda del implicado.

Horas antes, una fotografía del celular Huawei P30, de 128 GB, había sido publicada en el área de comercio de la red social. Al momento, los uniformados investigan si el aprehendido también tendría que ver en el robo del celular o únicamente estaría implicado en la tenencia del artículo ilegal.

Durante el registro de la vivienda en la que permanecía el sospechoso, además del teléfono móvil, se encontró una mochila negra y otro dispositivo electrónico, que aparentemente, no estaba reportado como robado, pero que son ligados al caso. Las cosas fueron ingresadas como evidencia a las bodegas de la Policía Judicial.

Tras la aprehensión del sospechoso, de nacionalidad ecuatoriana, la Policía lo trasladó a una dependencia judicial para continuar con el procedimiento legal. Aparentemente, el hombre no tenía antecedentes penales previos al incidente cibernético.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto