¡Sospechosos de estrangular e incinerar a una joven en Milagro, capturados!

Descubrir y capturar a dos de los sospechosos del asesinato de Camila Solís Granda no fue tan difícil. La víctima, de aproximadamente 20 años de edad, habría estado acompañando voluntariamente a quienes serían sus verdugos, la noche del jueves 7 de mayo, en el patio de la casa en la que fue asesinada y luego amarrada de pies y manos, e incinerada y embalada con un plástico transparente.

Cristian Espinoza, jefe de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestro (Dinased) en Milagro, informó que las huellas dejadas por el arrastre del cuerpo a un solar vacío de la ciudadela San Emilio, al norte de la urbe, permitieron dar con el sitio en el que fue incinerado el cadáver, pues aparte de unas cuantas prendas de vestir había restos del cuero cabelludo.

Como lo informó EXPRESO en una entrega anterior del caso, mientras el cuerpo era llevado a la morgue para la autopsia, otro grupo de agentes ejecutaba un operativo de captura de los responsables. Así fue como Samuel Murillo Moreno, alias Petróleo, fue ubicado cuando trataba de escapar de los uniformados. El sospechoso se había metido debajo de una cama, en otra casa de la zona, donde había irrumpido para evitar su captura.

Delató a los otros implicados

Una vez detenido, Petróleo, de 22 años, reveló nombres y apodos de quienes, según él, son los responsables del crimen que se cometió en su vivienda.

“No he matado a nadie. Ese día llegó Camilita y me dijo que le diera chance de vacilar un rato (consumir droga) -contó el implicado-. Atrás de ella llegaron Pinocho y el Gordo, este último marido de Camila, también a vacilar, pero ellos ya habían discutido en otro lado”.

Petróleo agregó que cerca de las siete de la noche el Gordo le había pedido a él que vaya a comprar más droga. Precisó que así lo hizo, y que al regresar, vio a la joven sin vida.

Relato del macabro asesinato

“No sé qué trato tenían el Gordo con Pinocho”, señaló el detenido. “Ellos no salieron para nada. Le amarraron el cuello con una cuerda para que no respirara. Luego le amarraron las manos y los pies…”, dijo el joven, quien registra antecedentes judiciales por robo.

Agregó que al ver lo ocurrido se fue a su casa, mientras sus amigos incineraban el cuerpo y lo arrastraban a la esquina donde lo abandonaron.

Otra hipótesis

La Dinased maneja también la hipótesis de que la muerte de Camila Solís respondería a una gresca que mantuvo con Petróleo, pues ambos mantenían una relación sentimental.

Mario Flores Márquez, de 43 años, alias Pinocho, el otro detenido, niega haber participado en el crimen. Alega que esa noche estaba en su casa.

La Policía sigue este domingo, 10 de mayo, en busca del tercer involucrado, apodado el Gordo. Con su captura se espera determinar los verdaderos móviles y responsables del brutal asesinato.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s