Una mujer fue sepultada en el patio de su casa, en el nororeste de Guayaquil

El pasado 27 de abril, la diabetes acabó con la vida de la manabita Ángela Ponce Merchán, de 52 años. Pero al no contar los recursos económicos para sepultarla, sus familiares decidieron enterrar su cuerpo en el patio de su casa, ubicada en la populosa cooperativa Realidad de Dios, del sector Monte Sinaí, en el noroeste de Guayaquil.

Elsa Bonilla, la segunda de sus siete hijos contó a este Diario que habían transcurrido cuatro días y el cuerpo comenzó a descomponerse y por eso, con la ayuda de su esposo y su padrastro hicieron un hueco para sepultarla allí mismo.

Han transcurrido 35 días y los restos de Ponce aún permanecen sepultados en la parte posterior de la vivienda. La improvisada tumba esta rodeada de plantaciones de maracuyá, ciruela y naranja.

Su partida no solo ha causado una enorme tristeza a sus seres queridos, sino también desesperación, pues no saben cómo trasladar los restos a un camposanto para darle cristiana sepultura.

Dieciocho días antes del deceso de la humilde mujer, el sexto de sus descendientes fue asesinado. Ella partió sin saber que él había muerto.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

Crimen en Arenillas: ¡Inquieto por la visita!

Diez horas antes del crimen de Javier Slater Viteri Albuquerque, el joven acordó una cita con Hilmar Corozo, el conscripto del fuerte militar de Arenillas y quien es el principal sospechoso del hecho.

EXTRA tuvo acceso al chat de Facebook entre la víctima y el recluta. Convinieron encontrarse en el departamento del joven de 22 años e integrante de la población GLBTI (Gais, Lesbianas, Bisexuales, Trans e Intersexo), en su departamento, a las 22:00 del pasado 27 de mayo. Viteri fue hallado dentro de la habitación con 89 puñaladas.

En la conversación Hilmar le pregunta a Javier Slater dónde vive y le pide que le dé su dirección para ir al encuentro.

Lo que no se explican las autoridades es cómo salió el conscripto del cuartel en la noche, ese detalle está ahora en investigación.

Javier Slater vivía hace seis meses en su departamento, luego de que decidiera salir de su casa, pues sus padres no habrían aceptado su inclinación sexual. Trabajaba como auxiliar de odontología.

Hace tres semanas le dio posada a un amigo, con quien compartía el domicilio. El día del crimen llegaron dos ‘panas’ más a la casa, los cuatros se pusieron a cocinar y luego a jugar videojuegos.

Pero, según el relato de los testigos, la víctima estaba inquieta con su celular, se reía, pero a eso de las 21:30 les pidió a sus amigos que se fueran porque iba a tener una visita.

Los ‘panas’ salieron, pero dejaron sus mochilas en el cuarto, ellos no sabían a dónde ir y se sentaron en una banca, justo frente a la casa, de repente vieron que un joven (Hilmar) entró al departamento.

Luego de 25 minutos salió el sospechoso del lugar con la camiseta manchada de sangre, una herida en su mano y dos mochilas, detalló Roiman Tene, amigo de la víctima, quien reconoció que su bolso era llevado por Hilmar.

Habría sido maltratado por familiares

El Colectivo GLBTI ‘Años Dorado’, de la provincial de El Oro, rechazó este crimen, pues considera que Javier Slater fue asesinado por ser gay.

“Según declaraciones de sus vecinos y amigos, Javier Slater fue muy maltratado por sus familiares, lo internaron en clínicas de reconversión y finalmente lo expulsaron del hogar, lo cual le produjo mucho sufrimiento”, indicó a través de un comunicado la organización Silueta X. 

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

Extranjeros se paseaban con harto billete

Orden de prisión preventiva por 30 días se les dictó a un australiano y un israelita que se movilizaban en un carro Ford Explorer con vidrios polarizados, color azul sin placa, con 100 mil dólares en su poder, y que fueron sorprendidos durante un operativo de control policial que se ejecutó en la avenida Eleodoro Solórzano, frente a la refinería del cantón La Libertad, en la provincia de Santa Elena.

Cuando los agentes procedían a la revisión de los foráneos, estos mostraron credenciales, supuestamente, del Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana. Agregaron que laboraban para la Embajada Norteamericana y que estaban efectuando una investigación antidrogas, pero el nerviosismo que mostraban los delató.

Los policías, al revisar minuciosamente el vehículo, hallaron una mochila color verde que al abrirla descubrieron gran cantidad de billetes de 20 dólares. Los extranjeros no pudieron justificar por qué tenían tanto dinero y fueron aprehendidos.

El coronel Galo Pérez, jefe de la zona 5 de Policía, informó que al revisar la documentación que presentaron los sospechosos se comprobó que era falsa. “Al contar el dinero se estableció que tenían cien mil dólares y que los papeles de identificación que poseían estaban adulterados”, informó el oficial.

Los agentes continuaron con la investigación y hoy 3 de junio allanaron un edificio en el malecón de Chipipe, en Salinas, en donde estaban hospedados los extranjeros. En el departamento se encontró una caja fuerte con 212.510 dólares y 385 euros.

En este lugar también se incautó un vehículo BMW X5 color blanco que sería propiedad de uno de los detenidos y cuyos documentos son del Perú. “Presumimos que fue comprado en el vecino país y pasó por la frontera sur”, manifestó el coronel Edwin Noguera, jefe del Comando en Santa Elena.

Dentro de las indagaciones, la Policía informó que el ciudadano israelita habría sido procesado en otros países de América y Europa por lo que se coordina acciones con la Interpol.

En la audiencia de formulación de cargos, el juez Vicente Guillén Chávez les dictó orden de prisión preventiva. La Fiscalía no descarta que por este caso se efectúen otros allanamientos. Los extranjeros tenían siete días en la península. 

Fuente: Diario Extra , 1er Impacto