Una mujer fue sepultada en el patio de su casa, en el nororeste de Guayaquil

El pasado 27 de abril, la diabetes acabó con la vida de la manabita Ángela Ponce Merchán, de 52 años. Pero al no contar los recursos económicos para sepultarla, sus familiares decidieron enterrar su cuerpo en el patio de su casa, ubicada en la populosa cooperativa Realidad de Dios, del sector Monte Sinaí, en el noroeste de Guayaquil.

Elsa Bonilla, la segunda de sus siete hijos contó a este Diario que habían transcurrido cuatro días y el cuerpo comenzó a descomponerse y por eso, con la ayuda de su esposo y su padrastro hicieron un hueco para sepultarla allí mismo.

Han transcurrido 35 días y los restos de Ponce aún permanecen sepultados en la parte posterior de la vivienda. La improvisada tumba esta rodeada de plantaciones de maracuyá, ciruela y naranja.

Su partida no solo ha causado una enorme tristeza a sus seres queridos, sino también desesperación, pues no saben cómo trasladar los restos a un camposanto para darle cristiana sepultura.

Dieciocho días antes del deceso de la humilde mujer, el sexto de sus descendientes fue asesinado. Ella partió sin saber que él había muerto.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s