Visitó a su papá y a los 5 minutos carro lo arrastró más de 60 metros

Visitar a su padre para saber cómo estaba de salud le costó la vida a Brayan Alberto Rodríguez, un joven albañil que, a las 18:45 del miércoles 10 de junio, perdió la vida al ser arrollado por un vehículo que circulaba a gran velocidad por la vía La Libertad-Punta Carnero de la provincia de Santa Elena.

“Se despidió de su papá antes de morir”, dijo llorando Angelita del Pezo, tía de Brayan, quien además agregó que su sobrino estaba contento porque pudo conversar con la familia después de varias semanas.

Luego del diálogo con sus parientes, el ciudadano trepó en su bicicleta y se dirigió hacia el barrio Vinicio Yagual, en la parroquia José Luis Tamayo (Muey). Pero cuando se aprestaba a cruzar la carretera principal, una camioneta que transitaba a gran velocidad se le fue encima.

“Las huellas nos muestran que el carro lo arrastró más de 60 metros, la muerte del ciudadano fue de forma instantánea”, informó Eduardo Cruz, vigilante de la Comisión de Tránsito del Ecuador.

Los moradores del barrio Vinicio Yagual, lugar donde residía la víctima, recordaron a Brayan como una persona trabajadora. Llegó desde niño a estudiar a la escuela Árbol de Vida, y por su gran empeño los directivos de la institución educativa, luego de que culminó sus estudios, lo contrataron como conserje. En el sitio se enamoró y conoció a su esposa. Su aspiración era sacar adelante a su hogar y procrear un hijo.

“Parece mentira que haya muerto, venimos con mi esposo a ver el accidente y nos encontramos que el difunto era mi sobrino Brayan”, manifestó Maritza Vásquez.

Cerca de la medianoche, en una lubricadora del cantón La Libertad, se logró dar con el paradero del vehículo que habría participado en el accidente.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

Descubren a una niña estrangulada en las montañas de Alausí

Una niña de 8 años fue hallada, presumiblemente estrangulada y violada, a unos 200 metros arriba de las montañas de Huigra del cantón Alausí de la provincia de Chimborazo.

Según contó su papá, el pasado miércoles 10 de junio, su hija y sus dos hermanitos se quedaron en casa mientras él y su esposa salieron a trabajar. Él como albañil y ella en labores de campo.

A las dos de la tarde del mismo día, cuando su mujer llegó de la jornada en parcelas cercanas a la casa, se alarmó ante la ausencia de su hija y se comunicó con su profesora.

“Ella me llamó llorando, le dije que se tranquilice; a lo mejor se cayó y estaba por ahí, pero ya a las ocho de la noche me dieron esta terrible noticia”, lamentó la educadora Gardenia Cuadrado.

Las autoridades y su familia hallaron el cadáver. “Estaba con su suéter hasta el cuello, tenía muchos golpes en el cuerpo y en la cara”, relató el progenitor. Según las indagaciones, la causa de muerte sería asfixia por estrangulación.

Maestros y conocidos llegaron a la morgue de Riobamba para acompañar a los deudos. “Era una niña tan alegre, tan preocupada, todas las tardes se conectaba con su mamá a las clases virtuales, incluso me enviaba videos de los trabajos que hacía”, añadió la profesora.

¡Maldito! ¡Para esto no debería haber contemplaciones! Era lo que repetían otras personas que se apostaron en las afueras del anfiteatro, tras la llegada del cadáver.

Manuel pidió justicia. “Tienen que encontrar a quien hizo esto, tiene que pagar para que nadie más pase por el dolor que estamos atravesando con mi familia”, dijo. Además señaló que la gente que está por el sector es la misma que acude todos los años a las cosechas. “No sabemos quién, todos son conocidos”, indicó.

Agentes de la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida (Dinased) iniciaron la investigación para dar con el o los causantes de este hecho que tiene preocupados a los habitantes de la localidad.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

Se registra otro ahorcado en cárcel de Cotopaxi

Cuando los agentes de la Policía aún estaban investigando las muertes de Walter Murillo y de Kelvin Véliz, a las 19:00 del martes 9 de junio de 2020, recibieron la alerta de que otro interno se había supuestamente ahorcado en el interior de su celda del Centro de Rehabilitación Social Regional Sierra Centro Norte, de Cotopaxi.Sobre el presunto suicida no se dio mayores detalles, solo se conoció que respondía al nombre de Oswaldo.

El coronel Jorge Cevallos, jefe de la Zona Tres de la Policía Nacional, indicó que de acuerdo a la necropsia se comprobó que sí se trató de un suicidio.

En torno al caso de los reos, Murillo y Véliz, el oficial informó que cuatro personas son investigadas. Agregó que las muertes ocurrieron producto de una riña dentro del centro carcelario. La Fiscalía está a cargo de las indagaciones para determinar responsabilidades en las personas investigadas.

El oficial recalcó que no hubo amotinamiento, pero los policías realizaron requisa y encontraron 33 objetos contundentes, 41 cortopunzantes, 10 pipas, 1 barra, 7 cargadores, 2 memorias, 5 celulares y 200 litros de licor artesanal. La bebida la preparan con comida y frutas que dejan fermentar por varios días, explicó Cevallos.
RELACIONADAS

Por su parte el coronel Édison Valverde, jefe de la Subzona de Policía en Cotopaxi, dijo que investigan si se trata de una pugna de poderes entre las organizaciones delictivas que existen en centro de rehabilitación.

Walter Murillo Borja, quien pagaba una pena de 22 años por violación, fue decapitado dentro del pabellón. Después fue arrastrado al patio externo, donde dejaron en un lado botada su cabeza y en otro abandonaron el cuerpo. Kelvin Véliz Vera fue encontrado ahorcado. 

Ambos serían integrantes de la banda de Los Lagartos que presuntamente mantiene disputa con la de Los Choneros.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto