¡Las durmieron con pastillas!

Pastillas para el insomnio habrían sido suministradas a las niñas de 9 y 6 años, presumiblemente por su abuela, la noche antes del macabro hallazgo que ocurrió al amanecer del  miércoles 17 de junio de 2020,  en un barrio del sur de Ambato, provincia de Tungurahua.

La adulta, de 63 años, fue hallada colgada de la rama de un árbol de eucalipto y sus nietas, asfixiadas a pocos metros. El hecho ha conmocionado a los ambateños.

Desde el inicio de la emergencia sanitaria por el coronavirus, la señora empezó a deprimirse. Decía que temía enfermarse y que nadie cuidaría de sus nietas e hijos.

Dos de sus sobrinos y uno de sus tres hijos contaron que el lunes pasado notaron que ella se puso más triste, después que acompañó a sepultar a una de sus primas que tenía cáncer, pero que se habría contagiado con el virus de la COVID-19.

El martes (15 de junio) salió temprano de su vivienda, en la que residía con otras cuatro personas y fue a saludar a unos parientes.

Antes de regresar a su domicilio, la mujer fue a visitar a su hija y madre de sus dos nietas y la convenció de que las pequeñas fueran a dormir con ella esa noche.

“Cuando llegó a casa con las niñas me sorprendió y le pregunté a mi mamá cómo así las había llevado. Ella solo me respondió que iba a comprarles dulces”, dijo el hijo de la señora. La vio tranquila.

Él les pidió a las niñas que durmieran en su cuarto, pero ellas insistieron que querían hacerlo con su abuelita.

Al llegar la noche se fueron a sus respectivos dormitorios. La presunta suicida se encerró con sus dos nietas.

Sospechan que las durmió con las pastillas que ella tomaba para controlar el insomnio. “Nos dijeron que en la necropsia les encontraron pastillas a las niñas. Después me puse a contarlas y estaban completas. Creo que en alguno de esos días no las tomó, se las guardó para dormir a las nietas”, expresó el vástago.

Al día siguiente despertaron con la ingrata noticia que se había ahorcado, pero primero les quitó la vida a las nietas.

DOCE HORAS MUERTAS

Ambato abuela ahorcada
La señora habría salido en la madrugada, sacado a las niñas y después se ahorcó.YADIRA ILLESCAS

El jefe de la Unidad de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas (Dinased), capitán Marco Salazar, informó que, al parecer, las muertes habían ocurrido unas 6 a 12 horas antes del hallazgo, es decir, ocurrió durante la madrugada del miércoles.

El uniformado explicó que las niñas fueron asfixiadas. A una la habría atacado con las manos o con otro objeto, mientras a la otra fue asfixiada con alguna prenda o almohada sobre el rostro o por sofocación. Después, ella habría utilizado un cable de luz y se ahorcó.

Las tres fueron sepultadas la tarde del miércoles

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

Indemnizarán a niño de 5 años por muerte de su madre

Un sujeto fue condenado a estar en prisión por 34 años con ocho meses en Cuenca, provincia de Azuay, tras comprobarse su autoría en el femicidio de su pareja, ocurrido en junio de 2019.

La resolución fue publicada este viernes, 19 de junio de 2020, por la Fiscalía General del Estado.

En el documento se detalla que, además de su sentencia, tendrá que pagar una indemnización de “199.584 dólares como reparación integral a favor del hijo de la víctima”, quien tiene 5 años.

Todo esto, además, una multa de mil salarios básicos unificados. Es decir, que tendrá que desembolsar otros 400 mil dólares. Los jueces determinaron también que “los ministerios de Bienestar Social, de Salud y de Educación deben velar por el bienestar del niño”.

La pena máxima por femicidio es 26 años. Sin embargo, en este caso hubo agravantes que incrementaron la sanción.

El hecho

De acuerdo al relato publicado por el Ministerio Público, el 21 de junio de 2019, la víctima y el sentenciado “rentaron un mini departamento, por lo que el propietario del inmueble les solicitó los documentos de identidad para el contrato. Sin embargo, estos no fueron entregados. Días más tarde, el dueño acudió al departamento y vio la puerta semiabierta. Al ingresar encontró en el piso el cuerpo sin vida de la mujer”.

Luego de eso, el cadáver fue llevado al centro forense local y en la necropsia se comprobó que la mujer tenía quince heridas cortopunzantes.

Durante el avance del caso, los investigadores descubrieron que el individuo “obligaba a la víctima a prostituirse en un centro de tolerancia y, además, le quitaba el dinero”.

Es por eso que durante la audiencia de juzgamiento, la fiscal Valerie Rojas “demostró que la víctima sufría maltrato físico, psicológico y patrimonia”, pues ella ya había denunciado a su agresor en marzo de 2019 y obtuvo medidas de protección.

Captura

Tras el crimen el individuo había escapado, pero fue localizado en el cantón Portoviejo, en Manabí.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto