Alarma en Manabí por COVID-19 en infantes y embarazadas

En Jaramijó, cantón de la provincia de Manabí, hay alarma, preocupación y angustia porque se ha descubierto en varios sectores un brote de coronavirus en niños desde los dos años y mujeres en gestación.

Una brigada médica realizada por la fundación Safari, de Quito, en coordinación con el cabildo local, permitió identificar y diagnosticar esta problemática que despertó la intranquilidad en autoridades y ciudadanos en general.

“No queremos ni niños, ni adultos, ni nadie más muerto en Jaramijó”, expresó con preocupación Marlene Macías, vicealcaldesa del cantón.

A decir de la autoridad jaramijense, se solicitó una brigada médica al Distrito de Salud. Un total de 30 médicos, según Macías, hoy iban a recorrer varios sectores de la mencionada localidad para identificar nuevos casos.

“Se harán pruebas para determinar cuántas personas tenemos con COVID, hacer los cercos epidemiológicos y no abandonarlos. Es doloroso tener niños, embarazadas y adultos mayores con esta pandemia”, lamentó Macías.

Sergio Pazmiño, representante de la fundación Safari Leader Camp, indicó que hace dos semanas en zonas urbanas y rurales realizan chequeos, pruebas rápidas y controles, donde se evidenció que además de adultos mayores, personas de 20 a 35 años también presentan contagios.

“Es preocupante, se ha dado la alerta para que se tomen cartas en el asunto, una niña de dos años salió positivo, existe un pico de infección en el sector”, señaló.

Según la vicealcaldesa Macías, en dos días se descubrieron 6 menores con el coronavirus, pero, sin la intención de alarmar, cree que en las siguientes jornadas médicas podrían encontrarse más casos de infantes contagiados.

“Tengamos la debida precaución, nuestro cantón es pequeño, una persona fallecida es un dolor general para todos. No se quiere ni mayores ni menores muertos, ya mucho hemos sufrido”, exteriorizó.

Hasta la fecha, 105 personas perdieron la vida en Jaramijó a causa del virus, según datos de la  vicealcaldesa.

Paula Mero , habitante del barrio Santa Eva, mostró preocupación por lo que está ocurriendo. “Aquí todos caímos enfermos, mi esposo lo llevamos porque no podía respirar, nos intranquiliza esto”, aseveró.

Según las autoridades, uno de los sectores en los que se concentra la preocupación es en la ciudadela Rafael Correa, lugar donde se han detectado casos de COVID infantil.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

“Aunque me pegue, estoy con él”

Pese al maltrato físico que le habría propinado su amado, Elvira Soledad Tumbaco Baque quiso ser feliz con él. Una decisión que, a la larga, la condujo de regreso a Guayaquil, en un féretro color marrón.

“Aunque me pegue, estoy con él porque quiero tener un hogar”. Esa fue una de las últimas frases que Elvira, de 32 años, le dijo a su hermana Omayra Tumbaco.

Las ñañas hablaban por teléfono varias veces por semana, desde que Elvira se mudó hace cuatro meses, del Puerto Principal a Caluma, cantón de la provincia de Bolívar. Tiempo en el que convivió con Berman Heriberto Baños Reyes, el padre de su segunda hija.

El hombre bolivarense la conoció hace siete años. En esa época, él era policía y laboraba en la urbe porteña. Fue entonces cuando conquistó a la menor de los nueve hermanos Tumbaco Baque y estilista de la familia. Poco tiempo luego, ambos procrearon una niña, quien ahora tiene seis años.

Cuando la pequeña cumplió tres años, a Berman le dieron la baja policial y retornó a Caluma. Venía los fines de semana para visitar a Elvira y a su hija, cuenta Omayra.

femicidio en caluma (32073661)
Omayra (izquierda) y su hermana Maritza consolaban a su madre durante el velorio.GERARDO MENOSCAL / EXTRA

La pareja empezó a tener problemas con evidentes secuelas. “Él la golpeaba. Una vez la quiso estrangular y ella le puso una demanda”, comenta la allegada.

La relación se caracterizó por vaivenes de idas y vueltas. Incluso, poco más de dos años atrás, ya habían vivido en Caluma por unos meses, pero las peleas entre ellos seguían. Ella retornó a la Perla del Pacífico y estuvieron separados por un tiempo, pero finalmente retomaron su idilio.

“Él la llamó y le dijo que por la pandemia ella no podía quedarse acá, porque no iba a poder trabajar en su peluquería”, dice Omayra.

El ‘expaco’ convenció a Elvira de regresar a Caluma. Sin embargo, la hija mayor de la treintañera no fue con ellos, pues no quería vivir en un ambiente violento, asegura su tía.

El primer mes todo fue alegría. Luego, Berman supuestamente volvió a agredirla. Omayra lo llamó para reclamarle. “’Yo amo a tu hermana y no le voy a hacer nada’, me dijo él”, asegura la pariente.Play Video

El sábado anterior, un policía se contactó con la familia. Les comunicó algo escalofriante: que Elvira estaba muerta. Y cuando viajaron para retirar el cuerpo, supieron que Berman fue detenido, como sospechoso del delito de femicidio contra su conviviente.

El lunes, el hombre fue sometido a una audiencia judicial y le formularon cargos por tal delito. Además, le dictaminaron prisión preventiva.

En la autopsia practicada a la joven madre, se determinó que la muerte fue por una asfixia mecánica por estrangulación.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

Lo ‘quebraron’ por 16 dólares

En presencia de una menor de 6 años fue asesinado Jimmy Eduardo Aguilar Murillo, de 41 años, en la séptima vuelta del cerro del Carmen, en Guayaquil.  Según familiares del fallecido, el crimen obedecería a una deuda y una riña que tuvo Aguilar el pasado lunes con un extranjero.

Un morador del sector, que prefirió no identificarse, señaló que el pasado lunes Aguilar peleó con un colombiano, debido a que el extranjero le habría ido a cobrar 16 dólares de un préstamo que le habrían realizado.

“Luego se fueron a los puños, pero Jimmy le ganó la pelea, entonces el extranjero lo amenazó”, comentó el habitante.

La cuñada del fallecido, Katiusca Carrillo, señaló que unos 30 minutos antes de que se escuchen los disparos su cuñado estuvo conversando con ella y que luego se sentó con la hija de la mujer de él en un mueble.

“Luego la niña entró a ver la televisión y se escucharon los disparos. Además, minutos antes de que lo mataran vi a un señor parado en la esquina de la casa, como no lo conocía lo quedé viendo. Caminé unos 10 metros más y luego escuché los disparos”, recordó Katiusca.

La mujer añadió que su cuñado fue llevado malherido hasta el hospital Guayaquil, suburbio de la ciudad, pero lamentablemente falleció al llegar a la casa de salud.

El jefe de operaciones del distrito 9 de Octubre, mayor Marcos Carranco, dijo que cuatro disparos habrían impactado a Aguilar y que los moradores, desesperados, llevaron al hombre hasta el hospital donde murió.

“El señor presenta detenciones anteriores, pero se investiga cuáles serían los motivos del hecho”, finalizó el oficial.

En la página web de la Fiscalía constan dos denuncias contra Aguilar, una por intimidación y la otra por estafa.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto