Equipo de la Presidencia de la República víctima de la delincuencia

La delincuencia no tiene límites. Un equipo de la Presidencia de la República que ultimaba detalles para la agenda del primer mandatario, Lenin Moreno, en El Carmen, provincia de Manabí, fue víctima de un robo.

Según el reporte policial, la denuncia fue presentada la madrugada del jueves 16 de julio, por parte de Geovanny Proaño Tenorio, quien se identificó como director de Eventos de la Presidencia y Jorge Enrique Loaiza, asesor de la Secretaría de Comunicación.

Según el relato de los afectados, ellos se encontraban en la habitación de un hotel en el cantón manabita y a eso de las 23:00 del miércoles 15 de julio, salieron a la sala de reuniones a coordinar eventos para la llegada del Presidente de la República.

Al retornar, a la 01:30, se percatan de que se le habían sustraído una maleta que en su interior contenía credenciales de identificación y una laptop con información reservada.

Posteriormente verifican con las cámaras del hotel y descubren que un ciudadano sale de la habitación 19, ingresa a la 16 y se sustrae la maleta. Luego abandona el sitio.

En rueda de prensa brindada al mediodía de hoy 17 de julio, el coronel Jaime Enrique Salazar, jefe del Distrito Portoviejo, informó que hay dos detenidos por el hurto.

La autoridad agregó que “una persona de una habitación contigua ingresó sin permiso y luego de lo sucedido abandonó el hotel”.

El oficial señaló que se continuará con las investigaciones para recuperar el aparato electrónico.

El delito se registró horas previas a una visita de Moreno, el jueves 16 de julio. El Presidente estuvo en El Carmen, cantón donde se entregaron varias casas, títulos de crédito y se firmó el convenio para el mantenimiento de 218 kilómetros de vías.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

Así es la vida en los apartamentos de 4 m² de Corea del Sur

Seguramente muchos de vosotros hayáis experimentado la terrible situación de buscar piso en una gran ciudad. Precios inflados, calidades ínfimas y los mejores vuelan los primeros ¿os suena? Todo ello sin contar con los zulos y viviendas cochambrosas que os han enseñado gustosamente por el camino. Cuando esto pasa, siempre me he preguntado si de veras piensan o esperan que alguien pueda vivir ahí cómodamente. ¡Y es que te lo enseñan como si fuera el Palacio de Versalles!

Sin embargo, podría ser peor. Imaginad que tenéis que trasladaros a vivir a Seúl por motivos de trabajo y contáis con un presupuesto muy ajustado para el alquiler. Allí se estilan mucho los llamados «Goshiwon» o «Goshitel», es decir, las «viviendas-habitáculo» a las que podríamos aspirar la mayoría de nosotros.

Cuando las conozcáis, gracias al trabajo fotográfico del artista Sim Kyu-dong, no cabe duda de que vuestra perspectiva sobre lo que es vivir en condiciones asfixiantes cambiará.about:blank

«Goshiwon» o «Goshitel», las «viviendas-habitáculo» de Seúl

entrada pasillo

Instragram / simkyudonghabitaciones 4 metros Corea Sur

Instragram / simkyudong

Este tipo de «viviendas» son frecuentes en la enorme y súper desarrollada capital de Corea del Sur, una ciudad que en nuestra mente es moderna y lujosa, pero que esconde una realidad como la que estáis a punto de ver. Una realidad en la que miles de personas se ven obligados a vivir en espacios de 3 a 4 metros cuadrados, pues es lo único que pueden permitirse.

Para conocer el origen de estos inhóspitos habitáculos hay que remontarse 50 años atrás, cuando los estudiantes se encerraban en zulos como estos para poder concentrarse y sacar las mejores notas posibles de cara a los «goshi», es decir, los exámenes más exigentes del país.pasillo claroscuro

Instragram / simkyudonghabitación entrada

Instragram / simkyudongcocinando en la habitación

Instragram / simkyudong

Precisamente de ahí proviene el nombre de «goshiwon», el cual derivó más tarde a «goshitel» («Goshi»+»hotel»), otras estancias algo más grandes, de unos cinco metros cuadrados.

Las imágenes que estáis viendo fueron realizadas por el artista y fotógrafo surcoreano Sim Kyu-dong, quien durante 5 años estuvo viviendo en un goshiwon de Seúl. Al parecer, el fotógrafo se mudó allí por motivos de trabajo y documentó su estilo de vida a través de la lente de su cámara.habitación pequeña

Instragram / simkyudong

Sim aceptó el alquiler de un «goshi» no porque le gustase, sino porque era barato. Además, no había necesidad fianza ni de tarifas de mantenimiento. Como él, estos lúgubres habitáculos son el reclamo idóneo, que no perfecto, para estudiantes y trabajadores que no pueden permitirse una vivienda más grande.

Este tipo de «casas» cuentan con cocina y baño compartidos, aunque tampoco son especialmente grandes.espacio reducido

Instragram / simkyudongCoreano

Instragram / simkyudong

Baratos, pero pontenciadores del estrés y ansiedad

habitación coreana

Instragram / simkyudong

El precio de estas habitaciones varía entre los 170 y los 340 euros mensuales, dependiendo de la zona, y están provistas de una cama, escritorio y un pequeño armario, donde poder guardar los escasos enseres personales.habitaciones pequeñas

Instragram / simkyudongtocando la guitarra

Instragram / simkyudongespacios pequeños

Instragram / simkyudong

Como podréis deducir viendo las imágenes, la calidad de vida deja bastante que desear, incluso con las necesidades más básicas cubiertas. Por ello, las estadísticas indican que un alto porcentaje de depresión y ansiedad entre los que viven en este tipo de entorno. De hecho, el propio fotógrafo, Sim, sufre de estos males psicológicos desde entonces.dormir encogido

Instragram / simkyudongcomida en la habitación

Instragram / simkyudong

Lo que nos queda claro, viendo las imágenes de este joven fotógrafo, es que la necesidad aprieta y, en muchas ocasiones, ahoga. Seguramente la próxima vez que nos enseñen una casa, aunque no cumpla nuestras expectativas, nos acordaremos de que siempre puede ser peor.baño reducido

Instragram / simkyudongcocina

Instragram / simkyudong

Fuente: La voz del muro, 1er Impacto

Fiscalía pide prisión preventiva para el asambleísta Eliseo Azuero por la trama de corrupción en la construcción del Hospital de Pedernales

Este 17 de julio del 2020, la Fiscalía pidió al juez Marco Rodríguez que dicte prisión preventiva en contra del asambleísta Eliseo Azuero y 12 personas más, durante la audiencia de vinculación al proceso por presunta delincuencia organizada. En este caso también están procesados el exlegislador Daniel Mendoza y se investiga una estructura de corrupción que estaría detrás de la construcción del hospital de Pedernales, en Manabí. La Fiscalía indicó que Azuero vive en Sucumbíos y que al ser una provincia fronteriza existe riesgo de fuga. Otro pedido fue imponer una reparación integral al Estado de USD 8 millones. La diligencia se realiza en la Corte Nacional de Justicia, en el norte de Quito. Por el número de abogados de los procesados, la cita judicial se desarrolló en tres salas diferentes del alto Tribunal para evitar contagios de covid-19. La Fiscalía rastrea una conversación entre Azuero y Mendoza. Según la fiscal general, Diana Salazar, ese audio demuestra la participación del parlamentario en el delito, pues en el diálogo se detallaría la forma en cómo se repartieron los fondos y cómo se hizo la selección de personas para la construcción del hospital. Además, Salazar detalló las funciones que cumplieron los ahora procesados. Por ejemplo, el exsubdirector del Servicio de Contratación de Obras (Sercob) Jorge Jalil, inobservó el reglamento y procedimientos legales para la contratación. Según la investigación, el resto de investigados se encargó de suscribir el contrato, obtener documentos financieros y coordinar actividades entre los miembros de la estructura de corrupción. También efectivizaron los cheques del consorcio Pedernales para entregarlos a Mendoza. Tras la vinculación, la fase de instrucción fiscal o investigación pública se extiende de 90 a 120 días. En ese tiempo, los agentes deben recabar más evidencias que se incluirán en el expediente.

Fuente: El Comercio, 1er Impacto

Accidente de tránsito: ¡Lo impactó y lo mandó a volar!

La mañana de este viernes 17 de julio, en el kilómetro 2 de la avenida Carlos Julio Arosemena, norte de Guayaquil, se registró un accidente de tránsito entre dos vehículos.

El coronel Manuel Chávez, jefe del Distrito norte de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM), dijo que la conductora del auto rojo indicó que perdió la estabilidad del vehículo que conducía y que se salió del carril e impactó contra uno gris.

“Ella se va hacia el carril izquierdo e impacta por la parte posterior del carro. Es un milagro que ambos estén vivos“, manifestó el uniformado.

La parte delante del vehículo quedó destrozada.
La parte delante del vehículo quedó destrozada.ANNY BAZÁN / EXTRA

El percance ocurrió a las 06:50 y los heridos fueron llevados en ambulancias a una casa asistencial. Los dos autos fueron remolcados por una grúa y llevados al Centro de retención vehicular.RELACIONADAS

Jean Carlos Ochoa, agente de la ATM que daba tránsito cerca al sitio del percance, contó que los conductores fueron auxiliados por guardias de una empresa de la zona y por transeúntes.

Para evitar la congestión vehicular, personal de la ATM habilitó el carril de la Metrovía para que los vehículos puedan circular.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

¡Brujería en la puerta 2!

Una gallina muerta, y la cabeza y cola de un perro le causaron escalofríos a Mariana, una vendedora de flores de los exteriores del Cementerio Patrimonial de Guayaquil. Los restos estaban esparcidos en la vereda, delante de la puerta 2 del camposanto. Y quienes se acercaban a mirar decían que era una especie de brujería. A la comerciante, lo que le causaba repudio era la crueldad con los animales. “Yo estoy con Dios, y quienes estamos con Dios no creemos en esas cosas”, dijo.

Sin embargo, para Ronald Chávez, investigador de fenómenos paranormales, hay que tener cuidado con este tipo de procedimientos, porque se pueden abrir portales sobrenaturales que después no es posible cerrar.

De acuerdo con las características de los objetos y los animales, este es un ritual oscuro, de sacrificio y de magia negra. Deduce que lo más probable es que quien ejecutó esta brujería esté buscando que a otra persona le vaya mal.

Detalla que por lo general se usan gallinas porque son fáciles de conseguir. Como no hay ningún papel entre los objetos esparcidos, cree que las peticiones que se hicieron estarían en el vientre de este animal.

“Hay que tener cuidado porque no es justo que se sacrifique a animales inocentes”.

“A las gallinas por lo general se las decapita y se utiliza su sangre. Pero en este caso, como está completa, se ponen las peticiones dentro, se las amarra y de esta manera se abre un portal a diferentes entidades para pedirles favores”, detalla Chávez.

Entre los animales que más se usan para los trabajos oscuros están los murciélagos, gatos, cabras, sapos y perros. En este caso, utilizaron un perro porque es el animal más cercano al hombre y lo han decapitado porque quieren que le vaya mal a la persona o personas a las que va dirigido el embrujo.

“En este caso han hecho sufrir al animal, y ese sufrimiento ha servido de alimento para energías y entidades negativas que pueden conceder de forma acertada un deseo, petición o decreto”, añade. La cinta negra simboliza el fracaso que le desean a una persona; y el paño rojo, un amarre de amor.

Chávez señala que por lo general se los deposita en los cementerios porque son lugares donde hay una mayor concentración de almas buenas y malas. “De una u otra forma, estos rituales ponen a trabajar a estas almas para pedir favores. Pero también se los suele depositar en los techos de las casas, en los portales de negocios, en los techos de los carros, iglesias o lugares abandonados donde se hacen rituales con almas oscuras para hacer pactos”.

“Quien lo hace tiene una mente enferma”

Para el parasicólogo Santiago Ruiz, según los elementos que han utilizado para hacer esta clase de brujería o macumba, se trataría de un ritual occidental. Precisó que estas prácticas, a veces, provienen de monjes o exmonjes dedicados al satanismo o religiones paganas.

“El que se dedica a esta clase de rituales, utilizando animales, evidentemente tiene un problema mental. Aquí no habría la buena fe, sino la perversa manipulación de alguien que sabe mucho sobre aquello”, explica.

Ruiz considera que en la actualidad la gente tiene más prisa y menos ganas de hacer rituales largos, por eso utilizan lo más fácil, como es el sacrificio de animales, lo que causa mucho sufrimiento. “Esta clase de sacrificios tiene el fin de comunicarse con las fuerzas oscuras, puesto que Satanás demanda esta práctica a sus seguidores”.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto