La CTE tendrá 15 ‘Aquamanes’ para realizar labores de rescate acuático

Dos personas murieron ahogadas luegode  que un vehículo en el que se movilizaban cayó a un canal de riego del kilómetro 13 de la vía a Samborondón. Personal de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE) acudió al llamado, pero ante la falta de preparación técnica, el rescate de los cadáveres  tuvieron que hacerlo los miembros del Cuerpo de Bomberos. El hecho ocurrió el 16 de noviembre del 2019.

Con miras a ampliar sus servicios a la comunidad, la CTE escogió a 15 de sus uniformados para capacitarlos en el rescate acuático superficial.

Los agentes buzos pertenecen a la Unidad de Rescate y Emergencias Médicas (UREM), siendo seleccionados entre medio centenar de aspirantes.

La preparación

La preparación será en tres fases. Con la asistencia de un buceador profesional y un especialista de salvamento acuático, la primera etapa la efectuaron en mar, estero, río y piscina.

Los agentes fueron entrenados en técnicas para rescatar una persona que se ahoga a unos tres metros de profundidad. El ejercicio consistió en un correcto acercamiento a la víctima en el agua, técnicas de flotabilidad, una extracción segura y reanimación cardiopulmonar.

Una segunda fase está en proceso y estará a cargo de elementos de la Armada, por el lapso de 45 días.

CTE 2
Los directivos de la entidad asistieron a inspeccionar la primera fase de capacitación.CORTESÍA

El mismo tiempo comprende la última etapa, esta vez con el miembros del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) de la Policía Nacional.

Una mujer en el equipo

Madelyn Ullón es la única mujer entre los agentes en entrenamiento. Ella es parte de la institución desde hace seis años.

Para la joven de 31 años, ser un buzo será un complemento de sus labores como miembro de la UREM. 

“El objetivo es que nuestro personal esté cada vez más preparado y listo para auxiliar a los usuarios de la red vial estatal y a las víctimas de inundaciones o accidentes que suelen ocurrir durante la etapa lluviosa”, expresó el director ejecutivo de la CTE, Eduardo Ayala.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

“Nos cuidamos o nos morimos”, exclamó vicealcalde de Portoviejo

La identificación de nuevos focos de infección, puntos críticos por el contagio de COVID-19 y el aumento de la cifra de fallecimientos, han puesto en alerta a Portoviejo, capital de la provincia de Manabí.

A través de una rueda de prensa, las autoridades del Comité de Operaciones Emergentes (COE) cantonal, reconocieron que toda esta situación actual, que preocupa, los obliga a replantear estrategias para hacer frente a la pandemia.

Las autoridades portovejenses pusieron en conocimiento público que el relajamiento y el exceso de confianza ciudadana sería la causa de nuevos y preocupantes brotes de coronavirus. A eso se suma la situación crítica del sistema salud que no dispone de camas para el tratamiento de la enfermedad.

“La cifra de fallecimientos por coronavirus y por otras causas registrará un aumento a finales de este mes con relación a junio. En abril fallecieron 382, en mayo 257, en junio 148, y en lo que va de julio de 2020 han fallecido 102 personas”, explicó Freddy Saldarriaga, director cantonal de Desarrollo Social.

El funcionario argumentó que por esta razón se ha solicitado al COE provincial un ajuste de las restricciones de movilidad y del toque de queda acorde a la realidad. Se ha pedido que se restrinja la movilidad los domingos y que el toque de queda rija desde las 21:00, y una disminución del aforo laboral hasta el 25 por ciento en instituciones públicas y privadas. Solicitud que según la autoridad, aún está esperando respuesta.

Uno de los temas que levantó preocupación en Portoviejo fue lo ocurrido en Crucita, donde se evidenció descontrol y aglomeraciones.

Carlos Alulema, coordinador de Seguridad Ciudadana, informó que este fin de semana se realizará un operativo interinstitucional en Crucita, donde el sábado y domingo anterior se registró una alta presencia de visitantes a las playas pese a que esta se mantiene cerrada.

Alulema dio a conocer que también se regulará el flujo vehicular hacia Crucita, permitiéndose una movilidad del 30 por ciento. Sin embargo, dijo, “estas restricciones no afectarán a la reactivación económica y productiva de la parroquia, por cuanto la regulación del aforo se mantiene dentro lo que establece la resolución del COE nacional”, precisó.

“Si hay un relajamiento como el que estamos viendo en otras ciudades, esto traerá terribles consecuencias como la muerte de conocidos, allegados y familiares, y no queremos llegar a eso”, expresó el vicealcalde del cantón, Erwin Valdiviezo.

El vicealcalde fue enfático en advertir que serán firmes en el objetivo de precautelar la vida y la salud de los ciudadanos, y con base en el cumplimiento de esta premisa se aplicarán las herramientas legales con el rigor que amerita.

Valdiviezo espera impere la conciencia ciudadana para no llegar hasta el extremo de la aplicación de sanciones. “Esta es una invocatoria, nos cuidamos, o nos morimos”, puntualizó.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto