Robo en mucho Lote 1: Buscaban 80 ‘lucas’

Su habitual rutina, al parecer, había sido estudiada por un grupo de presuntos delincuentes que, al amanecer del jueves, 3 de septiembre de 2020, lo sorprendieron cuando salía en su vehículo del garaje de su casa, en Mucho Lote 1, norte de Guayaquil.

La víctima, un comerciante de bienes raíces, relató que a las 05:45 se había embarcado en su automotor para ir a trabajar, pero cinco minutos después tres sujetos lo abordaron, amenazaron con un arma de fuego e hicieron que entrara nuevamente a su domicilio.

Sin embargo, esos sujetos no fueron los únicos que participaron en el ilícito. El sistema de vigilancia instalado en la casa del afectado captó a otros posibles compinches.

Esa grabación sirvió para que los agentes corroboraran cómo actuaron los sospechosos. En las imágenes, se puede ver que un tipo llega a pie, mientras que los otros arriban a bordo de un Chevrolet Aveo, color plata, sin placa.

Los individuos llegan a la vivienda de la víctima justo cuando la puerta del garaje se abre y el comerciante empieza a mover su vehículo, que al final no logra sacar por el riesgo que corría su vida y porque el automóvil de los presuntos delincuentes bloquea su salida.

El arma utilizada tenía grabados que citaban a los Estados Unidos. La Policía indaga la procedencia.

Los movimientos precisos, sobre todo en los tiempos, llevaron a los investigadores a sospechar que en el delito estaba involucrada una persona que conocía al afectado. Y eso fue confirmado cuando la víctima reconoció a uno de los sospechosos como un exempleado, informó el jefe operativo del distrito policial Pascuales, mayor Gonzalo García.

El oficial detalló que en el delito habrían participado seis sujetos, pero cinco fueron aprehendidos.

Para el jefe policial, el ‘golpe’ habría sido liderado por el exempleado, con quien el perjudicado tuvo contacto hasta hace aproximadamente dos meses.

La víctima relató a EXTRA que entre los tipos que lo sometieron no estuvo el hombre a quien había contratado para unas labores de albañilería, porque él se habría quedado en el exterior, para supuestamente alertar a sus cómplices si su faena se complicaba.

En las grabaciones, se puede ver que el conductor del Aveo escapó del sitio y dejó abandonados a sus compañeros, segundos antes de la llegada de los policías, quienes habrían sido alertados por un vecino de la víctima.

Los sospechosos que habían subido a la habitación del dueño saltaron por unas rejas, para unirse a los demás, que esperaban a bajo, y correr. No obstante, fueron alcanzados por los gendarmes, quienes como evidencias decomisaron teléfonos celulares, una pistola, municiones y 300 dólares en efectivo.

Evidencias cinco detenidos Mucho Lote asalto
Las evidencias fueron mostradas por los investigadores.ÁLEX LIMA

El exempleado de la víctima fue identificado como Javier Delgado, de 22 años, con dos detenciones en 2018, por robo. Los otros sospechosos son Byron Jama, de 20; Bryan Álava, también de 20; Hernán Rodríguez, de 41, y el colombiano Harol Montoya, de 42.

El afectado reveló que los individuos le exigían 80 mil dólares, porque es lo que Delgado les habría dicho que él guardaba en casa, por sus negocios, pero cuando los sospechosos habían empezado a buscar en la habitación, tuvieron que dar marcha atrás, porque los agentes no tardaron en llegar.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto.

“¡Se le metió el diablo!”

La sangre se le bajó a los talones. Melvin Cedeño estuvo a punto de desmayarse cuando vio a Johana Pillasagua con un corte en el cuello y sobre un charco de su propia sangre. El morador del recinto San Isidro, de El Empalme, era amigo de la infancia de la joven, de 25 años, que fue asesinada a puñaladas el pasado martes 1 de septiembre de 2020.RELACIONADAS

Melvin, quien cree que no podrá sacar de su memoria esa macabra escena, relató que fue el primero en encontrar el cadáver de la Patucha, como conocía a su ‘pana’. Relató que el día que la mataron escuchó los gritos de los tres hijos de la fémina.

Para el vecino, este crimen va más allá de lo razonable, pues considera que al supuesto asesino, que era el exconviviente de Johana, Fabricio Almeida, “se le metió el diablo, debido a que se había apartado de los caminos de Dios”.

Melvin recordó que hace un año, la pareja decidió servirle al Señor para alejarse de conflictos, pues al lado de la casa de Johana, donde ocurrió el crimen, hay una iglesia adventista.

Sin embargo el morador, quien también es miembro de esa agrupación religiosa, manifestó que antes de la pandemia el sospechoso presuntamente se había metido a robar los objetos dentro del templo.

“Al principio dudamos que fuera él, ya que era una persona tranquila, pero con el paso de los días nos enteramos de que él había sido el ‘choro’”, contó.

femicidio El empalme
La autopsia reveló que la joven habría recibido puñetazos en el rostro.DANIEL VITE

Se llevó a la hija

Enrique Pillasagua, padre de Johanna, está consternado. Cree que si él no se hubiese ido de la casa a trabajar, a lo mejor su hija aún estaría con vida. Fue a realizar tareas agrícolas y ahí fue que Almeida habría aprovechado para ingresar. Cuando huyó, también se llevó a su nieta.

Enrique temía por la seguridad de la niña, pues aseguró que Almeida presuntamente tenía una denuncia por violar a una de sus hijas de un compromiso anterior. Por esto, presume que dejó encerrados en su casa a sus dos hijos varones, que fueron hallados llorando y con manchas de sangre, y se llevó consigo a la niña.

Johana Pillasagua
Johana Pillasagua tenía 25 años y deja a tres hijos en la orfandad.CORTESÍA

La golpeó

El cadáver de la joven fue llevado hasta la morgue de Quevedo. Luego de la autopsia, el médico forense les entregó los documentos a los parientes, quienes comentaron que Johana presentaba puñetazos en el rostro. Lo que presumen es que la golpeó y, como la mujer no se dejó, el sospechoso agarró el cuchillo y la asesinó.

Almeida fue aprehendido mientras se transportaba en un bus junto a su hija. Según el reporte policial, el hombre dejó botado el cuchillo con máculas de sangre. Su ropa también tenía huellas del fluido.

Los uniformados lo pusieron a órdenes de las autoridades competentes, para la respectiva audiencia de formulación de cargos. En la diligencia le dictaron prisión preventiva, con lo cual iniciaron las investigaciones por el delito de femicidio.

En San Isidro, los moradores estaban indignados por el acontecimiento y aseguraban que si lo hubieran encontrado cerca, lo habrían garroteado y hasta prendido fuego. No solo estaban molestos por el crimen de Johana, sino que lo acusaron de robarse las gallinas. Supuestamente, el implicado tiene problemas de adicción a las drogas. 

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto.