Delincuente casi mata a curita por robarle

Ensangrentado y aún asustado el párroco, Manuel Valero, de la iglesia Nuestra Señora del Carmen, de la parroquia Banife de Daule, contó como un sujeto lo atacó con un destornillador por intentar oponerse a un robo.

El sacerdote fue atacado por un delincuente que se llevó lo que más pudo de la casa donde vive el curita.

“El hombre llegó pidiendo información de un sacerdote de Guayaquil, pero como no pude responderle me pidió un vaso con agua, al voltearme para ver el agua me atacó con el destornillador”, comentó el clérigo.

Valero agregó que luchó unos segundos con el delincuente, pero al percatarse de su agresividad decidió tranquilizarse y dejó todo en manos de Dios.

El eclesiástico añadió que luego de ser golpeado fue maniatado y pudo liberarse de su atadura después de una hora que se fue el sujeto.

“Preferí conservar mi vida y no las cosas materiales, Dios de algún modo o circunstancia proveerá nuevamente”, dijo el sacerdote.

Según el cura, su agresor se llevó 700 dólares en efectivo y demás objetos personales de él.

Valero con su voz entrecortada confirmó a EXTRA que el dinero sustraído era producto de la recaudación de la catequesis y era destinado para comprar libros y unas camisetas para los niños que se habían inscrito para el sacramento.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto.

¡Murió igual que su ‘pelada’!

El misterio ronda la muerte de un adolescente de 14 años. La noche del pasado sábado fue encontrado dentro de un reservorio en la parroquia Quimiag, del cantón Riobamba. Su enamorada, junto a otra niña, había muerto días antes, en similares circunstancias.RELACIONADAS

Para los familiares del chico no están claras las circunstancias de su muerte, sin embargo, presumen un suicidio porque luego de que se enterara de que su primer amor falleció, el adolescente estaba deprimido y cambió su comportamiento.

“Estaba enamorado y desde que se enteró de la muerte de la chica ya no hablaba. El viernes ya ni comió nada, por eso creemos que tal vez se suicidó”, manifestó su tío, en los exteriores del cementerio de Riobamba.

Todo este drama empezó el pasado miércoles 2 de septiembre de 2020, cuando dos niñas, una de 13 y otra de 10, se precipitaron a un pozo. Según la policía, ellas habrían caído accidentalmente al estanque y cuando lo notaron habían fallecido. La mayor y el chico de 14 eran novios.

adolescente ahogado
El adolescente fue sepultado en el cementerio de la parroquia, junto a su novia.PATRICIA OLEAS

El tío relató que el sábado su sobrino se cambió de ropa, le quitó la clave a su celular y borró todo su contenido.

De acuerdo con las primeras indagaciones de la Policía, el jovencito dijo a su padre que iba a recoger frutillas, pero nunca regresó. Recién en la noche lo encontraron flotando en el pozo, construido por su misma familia para regar los sembríos de esta fruta.

Entre su padre y abuelito sacaron el cuerpo y llamaron a una ambulancia, cuyo personal solo pudo constatar que no presentaba signos vitales. En presencia de personal de la Fiscalía y la Policía trasladaron el cuerpo hasta la morgue de Riobamba. La autopsia confirmó que la causa de muerte fue asfixia por sumersión.

Para los peritos de la Dirección Nacional de Muertes Violentas y Delitos contra la vida (Dinased) Chimborazo no existen indicios que revelen un presunto suicidio.

“El cuerpo no presenta signos de violencia, tampoco existe algún documento o texto exculpatorio, más bien presumimos una muerte accidental por caída, ya que el muchacho indicó que iba a recoger frutillas. Lo que dijo la familia es que el menor estaba triste por el fallecimiento de la niña de quien estaba enamorado”, indicó Víctor Astudillo, jefe subrogante de la Dinased de Chimborazo. 

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto.