Chamberos se volvieron choros y se llevan 10.000 dólares de una óptica

Justo Pionce no imaginó que el estruendo que escuchó durante la madrugada de este 24 de septiembre de 2020 provenía de su negocio ubicado a cien metros de su inmueble, en las calles Aguirre y Lorenzo de Garaycoa, centro de Guayaquil. A la mañana siguiente el guardia del sector tocó la puerta de su casa para avisarle que habían estruchado su óptica. El delito…