‘Zumba’ el plomo en Guayaquil

Enderezaba las latas de un vehículo cuando dos sujetos entraron al taller para matarlo. William Raúl Guastay Chiquito, de 38 años, ni siquiera tuvo oportunidad de defenderse, porque los criminales le dispararon por la espalda.

Sin embargo, el hombre logró correr unos diez metros, pero las cuatro heridas que sufrió fueron letales: pereció en pocos segundos y se desplomó. Su cadáver quedó tendido con el rostro hacia el piso, junto a uno de los automotores que reparaba.

El hecho se registró cerca de las 10:00 de ayer en el sector Los Vergeles, en el norte de Guayaquil, doce horas después del asesinato de Roberto Saavedra, de 29 años, suscitado en los exteriores de un restobar, en las calles 6 de Marzo y Gómez Rendón, en el centro-sur porteño.

Muerto afuera de resto bar
El caso de Roberto Saavedra tendría relación con el tráfico de sustancias ilícitas.CORTESÍA

Este crimen quedó registrado en el sistema de vigilancia del local. En las imágenes se observa cuando tres sujetos llegan y empiezan a sacar sus armas antes de acercarse a la esquina. Al girar, aceleran sus pasos y atacan a Saavedra, quien era conocido como Pinocho.

William Guastay tuvo un proceso por robo, en 2016. Saavedra, en cambio, no tenía antecedentes, pero lo indagaban algunas unidades policiales.

El jefe zonal de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida (Dinased)coronel Francisco Hernández, informó que en el atentado hubo una víctima colateral. 

Se trata de una joven venezolana que vendía comida en el lugar. La propietaria del negocio, quien omitió su identidad, comentó que Saavedra no ingresó al local y que tampoco habría tenido amistad con la ‘chama’, quien permanecía hospitalizada, en condiciones estables, detalló el coronel Hernández.

Manifestó también que la identidad de la joven no sería revelada, por motivos de seguridad.Play Video

Dos detenidos

El comandante zonal de la Policía, general Víctor Aráus, confirmó que fueron aprehendidos dos sospechosos de protagonizar una balacera, cerca del mediodía del pasado martes, en La Garzota, norte porteño. 

El oficial explicó que serían parte de una banda de sacapintas y que seguían a una mujer que acababa de realizar una transacción bancaria.Los individuos, identificados como Freddy Cabezas y Michael Pacheco, se movilizaban en una motocicleta, y otros cómplices a bordo de una furgoneta; habrían interceptado a la víctima justo cuando unos agentes patrullaban la zona. 

DETENIIDOS POR ASALTO (29698882)
Por un presunto robo y tentativa de asesinato, dos sujetos fueron detenidos.FREDDY RODRIGUEZ

Es por eso que los uniformados intervinieron de inmediato, pero fueron recibidos a tiros. En el hecho resultó herido un gendarme con el grado de cabo, quien está fuera de peligro, señaló el comandante.

Los investigadores aún buscan a los ocupantes de la furgoneta, la cual abandonaron en un sector cercano. Aráus sostuvo que el caso es indagado como tentativa de asesinato.

Incremento del 55 % de homicidios

El Instituto Ecuatoriano de Estadística y Censos (INEC) registra información mensual de los delitos de mayor connotación, como los asesinatos.

En su último reporte consta que en agosto de este año se cometieron 45 homicidios, 55 % más de los ocurridos en 2019 durante el mismo mes en Guayas.

Al consultar al jefe zonal de la Dinased acerca de las cifras registradas en el Puerto Principal, respondió que no tenía los detalles a la mano, porque se encontraba trabajando en la investigación del último caso, pero adelantó que hasta ayer se contabilizaban 270.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto.

¡En Morona descubren brutal asesinato de una niña por ensuciar la cama!

La imagen de Inés, de 4 años, muerta dentro de una caja, aún estremece a su tío José. Nadie supo del asesinato de la niña, ocurrido hace más de un mes en la parroquia de Sevilla Don Bosco, cantón Macas, en Morona Santiago, sino hasta esta semana cuando sus habitantes se levantaron para pedir justicia por este crimen. “Es algo que no se puede superar”, lamenta el familiar.

Inés fue apaleadapateada ahogada, luego de lo cual fue enterrada en la parte trasera de la casa.

APALEADA
Luis fue detenido por agredir a policías y luego de la sentencia se hizo la audiencia por el asesinato de la niña.CORTESÍA

Ella vivía junto a sus dos hermanos, su madre María y su padrastro Luis, quien hoy es señalado como sospechoso del crimen. Ahora él está en prisión preventiva por 90 días mientras dura la instrucción fiscal, en medio de los reclamos de los pobladores que han organizado marchas para exigir celeridad en el proceso.

Amenazas a la madre

José dice que el hecho de sangre ocurrió el 29 de agosto de 2020 y la niña fue sepultada en la parte trasera de la casa. María, la madre de la víctima tuvo que callar ante  las amenazas que recibió de su pareja. “Le dijo que si hablaba algo, la mataría a ella y a los dos hijos que ambos tuvieron”, detalla el copungido pariente.

El asesinato

En esa finca estaba radicada la familia para dedicarse a la agricultura. María, de 24 años, tuvo a Inés en un primer compromiso, por lo que Luis, de 30, no la quería, según José.

Aparentemente, los maltratos del padrastro eran constantes e incluso antes intentó matar a la infante. “La quiso asfixiar con una corbata”, cuenta el tío, quien afirma que María también era agredida por su esposo.

APALEADA
La menor de edad fue sepultada en la parte trasera de su casa después del asesinato.CORTESÍA

El día del femicidio, el sospechoso se había enfurecido porque Inés no pudo ir al baño y ensució la cama, según la Fiscalía. “En ese momento él se levantó y la pateó en la espalda”, narra Edmundo Petsaín, secretario técnico del Consejo Cantonal para la Protección de Derechos de Morona.

Inés lloraba y Luis la obligó a salir de la casa de madera a golpes para que se lavara en un riachuelo. Al ver que no volvía, el implicado salió y ahí ocurrió la tragedia.

Según Petsaín, la niña no se lavó y su padrastro supuestamente tomó un palo para pegarle en la cabeza. Después habría hundido su carita en el agua para ahogarla. “El hombre entró y le dijo a la madre: ya está muerta tu hija”, añade.

En la información preliminar se detalla que el tipo agarró pedazos de madera, armó la caja, metió el cadáver y lo sepultó. Un día más tarde, él y María viajaron a Quito y se quedaron una semana. Luego regresaron a Macas para visitar a la madre de Luis y estuvieron una semana más.

Pero María no soportó y se escapó de la casa de su suegra. Tomó un bus y fue hasta Sucúa a donde sus parientes para contarles lo que había pasado. Entonces era el 17 de septiembre (ver infografía).https://view.genial.ly/5f74fe1f03c78d0d40dfeecd

Luego de dos días de denunciar el hecho, ambos llegaron a la finca junto a tres policías, un tío de Inés y un fiscal. “Fuimos solamente para saber dónde estaba enterrada. Al día siguiente la exhumamos”, explica José.

Hallan el cadáver

Los parientes rodearon la tumba, quitaron las hojas y excavaron no más de 70 centímetros hasta encontrar el féretro improvisado. La médico forense le pidió a los familiares que se apartaran para sacar a Inés. María se desmayó. Lo mismo le ocurrió a la abuela de la víctima.

Con la autopsia se supo que Inés tenía heridas en cuatro partes de su cuerpo, que fue entregado a su madre. Luego de 19 días, al fin pudieron sepultarla en el cementerio de la parroquia Sevilla Don Bosco.

Se hizo el bravo

Dos días después del sepelio de Inés, la Fiscalía envió policías a notificar a Luis que debía presentarse en una audiencia como parte de las investigaciones. Cuando llegaron a la vivienda, el hombre insultó agredió a los agentes que lo detuvieron.

Se realizó una diligencia por el ataque y fue sentenciado a ocho días de prisión. Mientras Luis purgaba esa condena, en Macas se organizaron plantones en favor de la víctima y de su familia.

Las calles se llenaron de gente indignada por la crueldad del crimenEdmundo Petsaín indica que desde el Consejo se está apoyando a los allegados de Inés.

APALEADA2
Los pobladores de Morona Santiago hicieron marchas para exigir justicia.CORTESÍA

Cuando el hombre cumplió la condena por resistirse a la autoridad se pudo hacer la otra audiencia por el delito de femicidio. Luis se acogió al silencio… 

Este Diario cambió los nombres de la menor de edad y de sus familiares para proteger su identidad tal como lo manda el código de la niñez y adolescencia.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto.

Riña entre vecinos terminó en machetazos

AÓscar Manuel Peña Mora, de 46 años, casi le desfiguran el rostro a machetazos durante la riña que protagonizó el pasado martes 29 de septiembre, en las calles Velasco Ibarra y Bonilla Polo, del cantón Ventanas, en la provincia de Los Ríos.

Según la versión de la víctima, fue su vecino Germán García, de 35 años, quien le propinó los cortes en el lado izquierdo de la cara por lo que fue trasladado de urgencia al hospital de la localidad.

El herido no especificó los motivos del ataque, pero quienes conocen a ambos argumentaron que los dos tenían una ‘bronca’ aún sin subsanar. Nadie quiso dar detalles de lo que habría motivado este último suceso.

Los médicos atendieron a Luis de inmediato y alegaron que su estado de salud es estable. Sin embargo, debe guardar reposo para su pronta recuperación.

El presunto intento de asesinato está en manos de la Policía y el sospechoso del hecho ya fue localizado por los agentes. Hoy miércoles 30, la Dinased confirmó que el sujeto se encontraba al interior de su domicilio, donde se ejecutó su detención.RELACIONADAS

En el allanamiento los peritos encontraron el machete que presuntamente se utilizó en el ataque. La evidencia fue recogida por los gendarmes de Criminalística para ser presentada en la audiencia de flagrancia. 

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto.