Seis personas a ‘cana’ por supuesta estafa a través de redes sociales

El juez de Garantias Penales, Ubaldo Macías, acogió el pedido de la Fiscalía y dictó prisión preventiva en contra seis personas por el delito de estafa.

Los procesados son Daniel Rivas Noboa, Omar Menoscal Peña, Erica Quinteros Castro, Paúl Viteri Palma , Darwin Quintero Castro y Miguel Ángel Chica.

Mientras que en contra de otras dos implicadas, Sirene Quiñonez Ruis y Adriana Menoscal Peña, a una por su estado de gestación y a la otra por su presunta afectación cardíaca se le emitió medidas alternativas a la prisión, como prohibición de salida del país y presentación semanal ante la autoridad pertinente.RELACIONADAS

La presunta estructura delictiva, dedicada a estafar por redes sociales con la venta ficticia de artículos electrónicos fue procesada por el delito de estafa y fue detenida la madrugada del miércoles 14 de octubre en operativos realizados en las provincias del Guayas y Esmeraldas.

Como elementos de convicción en la audiencia de formulación de cargos el fiscal Fernando Bonoso presentó las versiones de las víctimas (entre ellos seis policías en servicio activo) documentos bancarios, transacciones efectuadas vía electrónica, talonarios presuntamente falsos y las capturas de las conversaciones de los celulares a través de las redes sociales, en las que se hacían pasar por personal de la policía, suplantando sus identidad.

Según la Fiscalia existirían más de 30 personas perjudiccadas que habrían pagado entre 150 a 400 dólares por la adquisición de artículos electrónicos, entre ellos celulares, tablet y otros dispositivos.

Un oficial de la Unidad Nacional de Investigación Antisecuestros y Extorsión (Unase) reveló que los sospechosos tienen una trayectoria delictiva y son reincidentes en varios tipos penales como asociación ilícita, robo sistemático, tenencia y posesión de sustancias, estafa, falsificación de moneda, incluso abigeato.

También informó que los presuntos delincuentes ofertaban artefactos electrónicos en redes sociales, identificándose como funcionarios públicos (policías, militares, médicos, etc.), con credenciales falsas, generando así confianza en sus víctimas.

El Código Integral Penal (COIP) en su artículo 186 sanciona el delito de estafa con pena privativa de libertad de cinco a siete años.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto.

Comunero desapareció en las montañas de Santa Elena

“La fe es lo último que se pierde”, es la consigna de los comuneros de Febres Cordero, población perteneciente a la parroquia Colonche, al noroeste de la provincia de Santa Elena, que no detienen la búsqueda del ciudadano Felipe Máximo Ramírez Ramírez, de 67 años, quien se encuentra desaparecido en las montañas desde el pasado domingo 11 de octubre del 2020.

Don Felipe, como todos lo conocen en el pueblo, salió de su vivienda con destino a su finca, ubicada en el sitio denominado La naranja, a unos seis kilómetros de la zona poblada. “Dijo que iba dar una vuelta a sus sembríos y que enseguida volvía, pero no lo hizo”, narró uno de sus parientes.

Mireya Vélez, teniente político de Colonche, señaló hoy 15 de octubre que militares, policías, bomberos y guardabosques buscan al señor por toda la cordillera Chongón-Colonche. La acción se ha desplegado en las áreas pertenecientes a las comunas: Río Seco, Salanguillo, Loma Alta y El Suspiro, que son aledañas a Febres Cordero.

“Lamentablemente aún no tenemos noticias del compañero, la exploración no se detendrá hasta localizarlo”, expresó la autoridad, mientras diseñaba la operación que se extiende diariamente hasta la noche.

La consternación en Febres Cordero por la desaparición de Felipe Ramírez, es enorme. Los habitantes estiman que el anciano aún se encuentra vivo en la montaña a pesar de que ya son cinco días que no se sabe de él.

El hombre conoce de plantas y se puede alimentar con ellas, es difícil que se deje morir a no ser de que le haya atacado un animal, entonces sería muy lamentable”, refirió Juan Tomalá Catuto, una de las personas que participa en la búsqueda.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto.

Balazos impidieron que cumpla con un mandado

El cuerpo de Lorenzo Medina, de 34 años, pasó de una motocicleta a la parte posterior de una patrulla, en un intento fallido por salvarle la vida.

Al hombre le dispararon por cinco ocasiones en medio de un hecho violento registrado a las 17:30 del martes 13 de octubre de 2020, en las calles Octavio Aguilar y Eliza González, de la parroquia San Juan, del cantón Puebloviejo, Los Ríos.

A esa hora Medina había salido en su motocicleta a comprar los ingredientes para la elaboración de las tongas que su hermana vende a los trabajadores de una bananera. Pero antes de ejecutar el mandado, dos motorizados lo habrían llamado para que descendiera del liviano vehículo y dispararle.

El atentado llamó la atención de los transeúntes, quienes se aglomeraron alrededor del cuerpo en busca de ayuda. Al lugar también llegaron las hermanas de la víctima y entre todos lo subieron a la parte posterior de una motocicleta. Sin embargo, como no lograron estabilizar al herido lo pasaron a una patrulla que llegó al auxilio. Así trasladaron a la víctima al hospital Juan Montalván, del cantón Urdaneta, pero a su arribo los galenos confirmaron su deceso.

Una pariente del fallecido sostuvo que se enteraron por un sobrino sobre unas supuestas amenazas de muerte que había recibido, aunque Lorenzo nunca les comentó nada sobre eso.RELACIONADAS

Los deudos también manifestaron que el crimen de su familiar tendría relación con el asesinato del chofer del alcalde de Puebloviejo, suscitado el pasado 12 de septiembre durante un sepelio.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto.