Le destrozaron las piernas

En la casa de Eduardo Geovanny Tomalá Piguave, de 48 años, no faltaba el pan cada mañana, pues todos los días, a las 06:40, salía a comprarlo en una panadería del barrio Entre Ríos, de Santa Elena, donde habita con su familia.

Pero ayer hubo un cambio en su rutina, porque el local al que acude a diario estaba cerrado y él no quería volver a su vivienda con las manos vacías. Por eso decidió ir en su bicicleta hasta el centro de la localidad, según contó su esposa, Cecilia Plúas.

El hombre consiguió el alimento y cuando apenas se había embarcado en su ligero vehículo para volver a su domicilio, lo arrolló un automóvil Kia Río, blanco, de placa GSR-6986.

lo ayudaron
Algunos transeúntes se acercaron al perjudicado para brindarle asistencia.CORTESÍA

Los testigos comentaron que el conductor se habría desviado, de manera repentina, hacia el parterre. Además, contaron que -tras impactar a la víctima- el chofer no se detuvo y siguió cerca de 50 metros con el hombre en el capó.

No obstante, se detuvo a la fuerza cuando chocó contra un camión del que descargaban unos bloques de construcción, en la avenida Sucre, la 18 de Agosto y Guayaquil, en el centro.

En consecuencia, las personas que observaron el hecho se alarmaron y empezaron a gritar, al igual que la víctima, quien desesperada clamaba para que alguien la liberara.

A pocos metros, habían quedado el pan que acababa de comprar y su bicicleta, con una llanta doblada, pero eso no le preocupaba a Tomalá Piguave, pues se encontraba oprimido entre dos vehículos.

“¡Ay! ¡Dios, mis piernas!”, gritaba. Sus alaridos fueron escuchados a tres cuadras. Así lo confirmó Kléber Tomalá, un hermano del perjudicado. “Jamás imaginé que era él”, dijo llorando el pariente.

Y entre el dolor, el familiar notó que el conductor del auto habría intentado escapar, pero él lo detuvo y entregó a las autoridades.“(Al conductor del auto) lo insulté y le dije de todo. (Él) andaba tembloroso y con los ojos rojos”.
Kléber Tomalá, hermano de la víctima.

Resistió

A pesar de la gravedad del percance y de las fracturas sufridas, Tomalá Piguave resistió y fue llevado al hospital Liborio Panchana, pero por su estado fue derivado a otra casa de salud, de Guayaquil.

“La amputación es la última alternativa”

José Luis Drouet, médico de la Cruz Roja de Santa Elena, sostuvo que lo ocurrido es uno de los casos más complejos en accidentes de tránsito que ha conocido. El profesional estima que luego de las valoraciones médicas se deberán tomar imágenes radiológicas para saber con exactitud el estado de los tejidos, el sistema vascular y otras áreas sensibles.

Luego de esto se podría determinar si se le hace o no una reconstrucción de sus dos extremidades.

“La amputación es la última alternativa, dependerá mucho de los riesgos de vida provocado por las heridas, es un hecho muy lamentable lo ocurrido”, expresó el galeno.

Eduardo Geovanny es un conocido pintor de vehículos de la ciudad y es quien lleva el sustento a su hogar, contaron los parientes, pero ahora no tienen claro cómo hacer para conseguir dinero o alimentos y, a la vez, estar pendientes de su salud. Si alguien desea colaborar con ellos, puede contactarlos al 0992338205.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s