Rara actitud delató que escondía droga en un camión

La actitud de fuga que demostró el chofer de un camión levantó sospechas en los policías que, la noche del domingo 15 de noviembre, realizaban un operativo de control rutinario a los carros que circulan por carretera de la parroquia Julio Andrade, cantón Tulcán, provincia del Carchi, frontera con Colombia.

Agentes de la Policía informaron que el conductor del carro particular tipo camión-furgón, color blanco de placa PBC-4834, intentó salirse de la vía y que luego, al tratar de estacionarse a un lado, sin explicación descendió y quiso irse. Eso causó sospecha y fue cuando le pidieron que abra el cajón, pero él se negó.

Los agentes no entendían por qué quiso fugarse debido a que el carro al parecer estaba vacío. Sin embargo, el carro fue trasladado hasta la unidad policial y en la revisión minuciosa encontraron que había alteraciones en la estructura. En las paredes laterales se encontraron más de 2, 5 toneladas de marihuana.RELACIONADAS

El sospechoso registra un antecedente judicial.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto.

Cadáver en basura de una quebrada

Le dieron un tiro en la cabeza y su cadáver fue arrojado sobre la basura que lanzan a una quebrada que está cerca del baipás, a unos 300 metros del redondel que sale a la vía Guayaquil, en el cantón El Empalme, provincia del Guayas.

El sujeto vestía una pantaloneta blanca y una camiseta sin mangas color negro.

A su alrededor habían animales muertos que, al parecer, lanzan las personas que habitan por ese sector.

Pero no solo la presencia del fallecido llamó la atención de los curiosos. Fotografías atravesadas con clavos también atrajeron poderosamente la mirada de quienes la tarde del sábado 14 de noviembre de 2020, acudieron al sitio a verificar el crimen.

La alarma se hizo conocer a la Policía, cuyos agentes llegaron para iniciar las investigaciones.

Durante el levantamiento del cadáver se pudo constatar que la víctima tenía un impacto de bala en la cabeza. Además, las piernas estaban moradas lo que hacía presumir que antes del ser eliminado posiblemente recibió golpes.

No tenía documentos que lo identifiquen, pero sí un tatuaje en el pecho que decía: ‘Esperanza’. Más tarde, esto permitió que los familiares lo reconozcan como Anthony Castillo, de 23 años, quien aparentemente tenía problemas de consumos de drogas.RELACIONADAS

Sus allegados indicaron que lo vieron hasta la noche del viernes. Luego no supieron más de su paradero.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto.

¡Balacera en el hornado!

Un grupo de amigos compartía un hornado solidario en el interior de un domicilio del sector de la Ferroviaria, en el sur de Quito, cuando empezó a ‘llover bala’.

El crimen ocurrió el sábado pasado por la noche.

Uno de los asistentes salió de la casa y vio una camioneta azul con cuatro ocupantes en su interior, entre ellos una mujer. Además, en el balde del vehículo divisó a dos hombres que estaban armados, quienes dispararon en contra del joven. Él corrió hacia dentro, pero fue alcanzado por un proyectil en su pierna.

Más de 10 disparos escucharon los moradores del lugar

Luego del tiroteo, el cuerpo de otro hombre yacía en el patio de la casa inmóvil. Era Óscar Lema, a quien le impactaron dos disparos, uno en el hombro y otro en la pierna. Murió en el acto.

La Policía intenta localizar a los sospechosos, quienes fueron reconocidos por sus víctimas. La mañana de ayer, los familiares y amigos de la víctima retiraron el cadáver del Departamento de Medicina Legal. EN EL NORTE

Por otra parte, en el sector de Calderón, al norte de la capital, La Policía intenta dar con el paradero de un hombre a quien apodan como el Negro Arturo. Él, al parecer, sería el responsable del asesinato de un señor, de 65 años, que se suscitó la noche del pasado sábado.

Enrique Pazmiño supuestamente regresaba a su domicilio y fue interceptado por el sospechoso, quien le intentó robar sus pertenencias. Sin embargo, el adulto mayor se habría resistido y el atacante presuntamente sacó un cuchillo y lo apuñaló en la axila.

Varios moradores que presenciaron el hecho llamaron a una ambulancia para que trasladen al herido hasta el Hospital de Calderón, donde a los pocos minutos de ser ingresado falleció.

Agentes de la Unidad de Investigación de Delitos contra la Vida entrevistaron a los testigos del crimen, quienes reconocieron al Negro Arturo como el autor y solicitaron en la Fiscalía una orden de captura para ubicarlo y llevarlo ante un juez.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto.