Plomo de norte a sur, en Guayaquil

Son 310 las muertes violentas que se han registrado en Guayaquil desde el 1 de enero, hasta el 26 de noviembre, según datos de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida (Dinased). La cifra es mayor a la del año pasado, pues en el mismo tiempo se cometieron 223 crímenes.

Los últimos casos ocurrieron entre las 20:00 del miércoles 25 de noviembre y las 08:00 del siguiente día, en sectores del norte y sur del Puerto Principal.

El primer asesinato se suscitó en la ciudadela Sauces 3, en la avenida Enrique De Grau Ruiz. Por la acera, caminaba Luis Carlos Infante Araujo cuando fue interceptado por un sujeto que habría bajado de una furgoneta.

plomo de norte a sur1
Uno de los fallecidos fue un guardia de seguridad, militar en servicio pasivo.CORTESÍA

La víctima sufrió al menos tres impactos de bala, uno de estos en un ojo. En la escena, algunos lugareños comentaron que Infante era una persona tranquila y que acostumbraba a caminar por el lugar.

El jefe zonal de la Dinased, coronel Francisco Hernández, detalló que el hombre registraba antecedentes penales por diferentes delitos. En un informe preliminar consta que fue investigado por asociación ilícita, robo, tenencia de armas y tráfico ilícito de drogas, entre 2007 y 2018. Infante era un militar en servicio pasivo.

Lo ‘bajaron’ de la moto

Aproximadamente a las 07:00 de ayer, el guardia Ernesto Saavedra Plúas había salido de uno de los puertos del sur de la urbe y fue baleado mientras conducía su moto por la avenida 25 de Julio, a pocos metros de la Base Naval.

El coronel Patricio Almendáriz, a cargo del sector, informó que los criminales lo atacaron desde una camioneta. Los agentes indagaban si tenía relación con otros dos casos similares ocurridos en este año.

Los dos casos ocurridos la mañana de ayer fueron captados por cámaras de seguridad. La Policía analizaba las imágenes

Forcejeó

Cerca de las 08:00, un joven odontólogo que caminaba por la calle Abel Castillo, hacia Venezuela, en el suroeste, fue interceptado por un delincuente, con quien forcejeó, pero aún así perdió su teléfono celular y sufrió dos heridas en un brazo.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto.

Pisó mal y cayó a una quebrada, en Carcelén

Miembros policiales recibieron un reporte del ECU 911 sobre la presencia de un muerto en el fondo de una quebrada ubicada en Carcelén Bajo, en el norte de la capital.

Cuando el subteniente Stalin Chango llegó al lugar entrevistó a la persona que había alertado el hecho. El morador relató que vio a un joven que caminaba por el borde de la pendiente y, de un momento a otro, desapareció.

El oficial descendió junto a otros agentes y personal del Cuerpo de Bomberos y encontraron un cuerpo a dos metros de la orilla del río.

Los uniformados se percataron que el joven estaba en estado etílico e intentaron conversar con él. Este les dijo que no sentía las piernas y que no podía pararse por su cuenta. Luego se desmayó.

Los bomberos lo inmovilizaron en una camilla y lo sacaron ‘del hueco’ con cuerdas y la ayuda de algunos vecinos. En la cima estaba la madre del joven, quien agradeció la labor de los agentes. Los habitantes del lugar también aplaudieron el rescate.

Luego, el joven fue llevado a una casa de salud del sector para que atiendan sus heridas. Está en condiciones estables. 

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto.