¡Sin chongos hasta el 2021!

Tras las resoluciones del Comité de Operaciones de Emergencia Nacional los centros de tolerancia de todo el país permanecerán cerrados por 15 días. Esto debido a las nuevas medidas de restricción por la pandemia del coronavirus.

Pero esta norma incomoda a los dueños de los locales y las sexoservidoras que laboran en los centros de tolerancia.

Un grupo de propietarios de locales realizó un pedido formal a las autoridades del Municipio de Guayaquil para que les permitan trabajar como lo han venido haciendo.

Ellos afirmaron que la entrada al barrio de tolerancia se realizaba con todas las medidas de seguridad.

La presidenta de la asociación de dueños de locales de la 18, Brenda Rentería, señaló que la disposición los afecta mucho económicamente a ellos y a las mismas trabajadoras sexuales.“Todos tenemos derecho al trabajo, más aún en estas fechas. Cerrando el barrio de tolerancia van a fomentar que la señoritas trabajen en las calles, provoque inseguridad y quizás más contagios”, indicó la presidenta de la asociación.RELACIONADAS

Ante las interrogantes de los propietarios de los locales el director del departamento de Justicia y Vigilancia, Xavier Narváez, manifestó que las disposiciones las han realizado las autoridades nacionales y no el Municipio. “Como COE cantonal debemos acoger las normas”, señaló Narváez.

Con respecto a la labor informal de las trabajadoras sexuales, el director de Justicia y Vigilancia recalcó que el control del mismo le compete a la Policía Nacional.

“Es verdad que hay sellos en las entradas del barrio de tolerancia, pero no es una clausura, sino son sellos para que se cumpla la disposición”, mencionó Narváez.

Los sellos impuestos en las puertas indican que es clausurado por “no respetar las ordenanzas municipales”.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto.

Baleado por venganza ajena

Los problemas que su hermano, privado de libertad, mantiene con una peligrosa organización delictiva es lo que, según la Policía Nacional, desencadenaron en el asesinato de un joven en el cantón Milagro.

La modalidad en la que se cometió el crimen es igual a las otras tres registradas durante diciembre en este cantón guayasense: los asesinos identifican a la víctima, llegan dos en moto, uno se baja y dispara por reiteradas ocasiones y luego huyen.

En este caso, Rino Gonzabay Saltos estaba con unos amigos en un taller mecánico situado en la avenida Armando Jiménez, del sector Las Piñas, cuando llegaron los motorizados para asesinarlo la tarde del lunes 21 de diciembre de 2020. Uno de los individuos usaba un casco y el otro una capucha, contaron los testigos.

Como consecuencia del crimen, el cuerpo del padre de familia, de 26 años, quedó boca abajo en medio de un charco de sangre. Los testigos y moradores no sabían qué hacer, pues a menos de dos cuadras de distancia existe una Unidad de Policía Comunitaria, pero no hubo nadie que pueda hacer algo para atrapar a los pistoleros.

“Yo iba en mi bicicleta cuando escuché cuatro detonaciones. Vine a ver qué sucedía y ya estaba el cuerpo de ese joven ahí asesinado”, expresó un morador.

El joven no tenía enemigos, pues, según la base de datos de la Policía Nacional, era una persona sin antecedentes penales que se ganaba la vida como guardia de seguridad. Sin embargo, su muerte respondería a una posible venganza de una organización delictiva hacia su hermano, quien permanece privado de libertad. Así lo informó Marcos Rodríguez, jefe subrogante del distrito Policial de Milagro, quien indicó además que al momento del ataque el personal del circuito Las Piñas se encontraba ejecutando controles en otro punto del cantón.RELACIONADAS

“Al conocer la novedad se desplegaron varias unidades para tratar de dar con la ubicación de los responsables de este hecho violento”, acotó el jefe policial. 

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto.

Implicada en envenenamiento de sus hijos en Pifo es llamada a juicio

La tarde de este 22 de diciembre, Lissa María Caiza, conocida como Doña Veneno, fue llamada a juicio por la muerte de sus dos hijos, de 9 y 5 años. El hecho se produjo el pasado 27 de octubre y el hallazgo se hizo la madrugada del siguiente día, en la casa que ella arrendaba en Pifo, parroquia del nororiente de Quito.

En esa fecha, también se encontró el cuerpo de Jaime Yanchaguano, amigo de la imputada. Pero este proceso no fue incluido en la diligencia de este martes porque se hará una indagación aparte.

La audiencia se realizó virtualmente, a las 15:00, a la que también compareció Caiza. Ella actualmente se encuentra recluida en el Centro de Rehabilitación Social de Latacunga (Cotopaxi), desde que se determinó su implicación.

LISSACAIZA
La mujer fue llamada a juicio solamente por el crimen de sus niños. Los demás procesos no se incluyeron en esta diligencia.ARCHIVO

Fiscalía relató lo ocurrido en el caso de los menores de edad, conociéndose que la mujer habría usado veneno que mezcló con diferentes productos tóxicos como insecticidas medicamentos.

Además, se reveló que se halló una carta escrita para el papá de los niños. Allí relató los motivos que habrían empujado a Caiza a cometer el doble asesinato.

Ante estas y otras pruebas, la jueza aceptó la petición de la Fiscalía y dio paso a la siguiente etapa procesal. También ratificó la prisión preventiva de la implicada.

La mujer también es señalada, a más de la muerte de los niños y de Yanchaguano, de otros crímenes más. El uno es de José Luis Erazo y de Marco Escanta, ambos amigos de Caiza.

No solo eso, sino que se la imputa como la autora del intento de asesinato -por envenenamiento– de al menos 10 personas más. Todo esto en Pifo

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto.