En la Marín: ¡‘Tropezó’ con la muerte!

Una vendedora de cigarrillos prendió una vela en la plaza Marín, sitio donde Cristian Ortiz murió luego de ser apuñalado varias veces. Allí se levantó una especie de altar con flores junto a su sangre.https://googleads.g.doubleclick.net/pagead/ads?guci=2.2.0.0.2.2.0.0&client=ca-pub-3622156405313063&output=html&h=250&slotname=1c8e9cc.d73ae4b&adk=2703397176&adf=1367369860&pi=t.ma~as.1c8e9cc.d73ae4b&w=300&lmt=1610320485&psa=1&format=300×250&url=https%3A%2F%2Fwww.extra.ec%2Fnoticia%2Factualidad%2Fcrimen-marin-tropezo-muerte-45253.html&flash=0&wgl=1&adsid=ChEIgOjq_wUQvYf5nvONi_PYARJMAJIrd19riRfmY228fnFO3Fy2OzqgQ16B5wpjD57kBdCxiklR_SWOJmUSiwKxliRWqSHhiSPqrPNQFvrHqC8tGBKvRhwfEsPzFnsT-Q&uach=WyJBbmRyb2lkIiwiOSIsIiIsIlNNLUExMDdNIiwiODcuMC40MjgwLjEwMSIsW11d&dt=1610320485674&bpp=31&bdt=2347&idt=202&shv=r20201203&cbv=r20190131&ptt=9&saldr=aa&abxe=1&cookie=ID%3Dd3a41a8eab8ead98%3AT%3D1610320471%3AS%3DALNI_MbNZ1aY3frkqSP78IqCHcGJBE2HmA&correlator=5088681444130&frm=20&pv=2&ga_vid=1338859078.1608775988&ga_sid=1610320484&ga_hid=992026567&ga_fc=0&u_tz=-300&u_his=47&u_java=0&u_h=869&u_w=412&u_ah=869&u_aw=412&u_cd=24&u_nplug=0&u_nmime=0&adx=10&ady=655&biw=375&bih=625&scr_x=0&scr_y=0&eid=21066432%2C21068083%2C21068769%2C21068945%2C21066612%2C21066819%2C21066973&oid=3&pvsid=2018260320077843&pem=140&ref=https%3A%2F%2Fsuscripcion.extra.ec%2F&rx=0&eae=0&fc=896&brdim=0%2C0%2C0%2C0%2C412%2C0%2C412%2C686%2C375%2C624&vis=1&rsz=%7C%7CoeEbr%7C&abl=CS&pfx=0&fu=8192&bc=31&jar=2021-01-10-23&ifi=4&uci=a!4&btvi=1&fsb=1&xpc=3FV7EDHN3H&p=https%3A//www.extra.ec&dtd=251

Según los testigos, el hombre de 33 años habría estado bebiendo con otro al que le decían el Zorro, la tarde del sábado. Pero todo cambió…

“Parece que se pelearon por un celular, Ortiz se sacó el cinturón pero el otro sacó un cuchillo”, contó Luis Valenzuela, amigo de la víctima.

Forcejearon un rato, pero la víctima se tropezó con un carrito de ventas de huevos cocinados y cayó de espaldas. En ese momento, aparentemente el Zorro aprovechó para darle varias puñaladas en el pecho. “Yo conté cuatro”, expresó el testigo.

El sospechoso corrió un par de cuadras, pero la gente que presenció el hecho lo atrapó enseguida y lo entregaron a la Policía.

Luis vio cómo su amigo Ortiz –como le decían– dio su último suspiro, minutos antes de ser llevado a un dispensario del IESS. “Estaban los agentes de tránsito, lo montaron en la camioneta pero ya estaba muerto”, explicó.

Cristian trabajaba en un restaurante cercano a la plaza y era conocido por los comerciantes de la zona, que exigían justicia. “Ya debe estar acostumbrado a hacer estas cosas, ojalá no lo suelten”, decía una de las vendedoras.

Denuncia

A pesar de que el sospechoso fue detenido, los familiares de Cristian esperaban hasta la tarde de ayer los resultados de la autopsia para colocar una denuncia.

“Yo me enteré recién lo que le pasó a mi sobrino. Él tenía dos hijos pequeños”, dijo Amable Romero, tío de la víctima.

La novia de Cristian y otros conocidos buscan más evidencias de fotos y vídeos para presentarlas ante la Fiscalía.

Foto de Sistema Grana (32848942)

Agentes de Tránsito intentaron llevarlo a un centro médico pero ya no tenía signos vitales.CORTESÍA

Mientras realizan los papeleos para llevar los restos del manabita hasta Santo Domingo, donde está el resto de su familia.

Hasta el cierre de esta edición tampoco se realizaba la audiencia de calificación de flagrancia. Aunque ya circularon vídeos en redes sociales donde se ve al hombre malherido tras el ataque.

Fuente: Diario Extra,1er Impacto.

Crimen en El Carmen: Acribillado ‘cerca’ de Dios

Por debajo de la puerta la sangre de Eduardo Luis Marcillo Espinoza encontró camino para ingresar y teñir la capilla María Inmaculada Concepción.

El lugar es la iglesia del barrio Alameda, de la cooperativa Unión Popular de El Carmen, provincia de Manabí.

Marcillo, conocido popularmente como El Burro, yacía muerto en los dos escalones de ingreso al templo de adoración.null

Cinco disparos, en el pecho y pierna izquierda, acabaron con su vida pasadas las 16:00 del primer lunes del 2021.

Pero la víctima, de 27 años, no estaba sola. Uno de sus panas que lo acompañaba tuvo que ‘soplar’ para que ninguna bala lo hiera y le contó a la policía todo lo que había ocurrido.

El adolescente fue detenido por el crimen de Yandri Reyes Ballesteros.

RELACIONADAS

Supuestamente sus verdugos llegaron en una moto y el copiloto se bajó para encañonarlo y descargar su arma de fuego en El Burro.

Pero a los policías les llamó la atención por qué Marcillo estaba en el ingreso de la capilla, ya que se encontraba cerrada. Su amigo aclaró esa interrogante, les confesó a los gendarmes que ambos se encontraban pegándose unos ‘porritos’ de marihuana y fue por eso que los criminales los encontraron desprevenidos.

Familiares de El Burro indicaron que lo velarán en la parroquia rural Wilfrido Loor (Maicito), ubicada a 16 kilómetros del cantón El Carmen.

El fallecido, que deja dos hijas en la orfandad, será sepultado junto al cuerpo de su padre en su parroquia natal.

Antecedentes

Contra Eduardo Marcillo constan varios procesos judiciales, el último fue por una detención que le realizaron por tenencia de arma de fuego.

Por este hecho estuvo en ‘cana’ varios días, sin embargo, luego de una audiencia se le dictaminó una medida sustitutiva, por lo que se tenía que presentar una vez por mes ante un juez.

La última presentación ante la autoridad judicial de Marcillo fue el 10 de diciembre y tenía previsto realizar la próxima diligencia antes de la quincena de enero.

Fuente:Diario Extra,1er Impacto.