Oran y ruegan al cielo por la paz en las cárceles

Fátima Jaramillo no ha dejado de pedirle a Dios por el bienestar de su hijo, quién ya cumplió una condena de 4 años en el Centro de Privación de Libertad Zonal 8 de Guayaquil, pero como consecuencia de los amotinamientos en cuatro cárceles del país,   no ha podido salir libre. Eso, pese a que desde el 23 de febrero, el día más fuerte de las cruentas revueltas, él tiene la boleta de excarcelación. RELACIONADAS

La mañana de este viernes 26 de febrero, la señora de 60 años, de rodillas suplicaba en los exteriores del centro penitenciario, para que le den información de su hijo. Junto a ellas estaban otras cuatro mujeres, tres de ellas eran miembros de una iglesia cristiana, y llegaron hasta el reclusorio conmovidas por la masacre que hasta ahora ha dejado 82 privados de libertad fallecidos.

En los exteriores del centro carcelario se observaba una aparente tranquilidad, a pesar de que varios parientes de reclusos todavía acuden a este lugar en busca de información de sus seres queridos.

La parte externa de la Zonal 8 aún continúa resguardada por militares, mientras que varios agentes de la Comisión de Tránsito del Ecuador controlan la seguridad vial, peatonal y vehicular.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

Disparó contra la Policía en Socio Vivienda y recibió una bala en las piernas

En populosos barrios periféricos del noroeste de Guayaquil, como Socio Vivienda 1, reina la inseguridad. La gente vive atemorizada y a la Policía le toca la dura labor de controlar y batirse con toda laya de antisociales que, solos o en grupos organizados,  merodean y hacen de las suyas en la zona.

En el cruce de las avenidas Perimetral y Christian Benítez, en la entrada al complejo habitacional Socio Vivienda, la Policía aprehendió el jueves 25 de febrero a Alejandro Hernán R. L., por intento de asesinato y porte ilegal de un arma de fuego. RELACIONADAS

Ocurrió cuando agentes de la Subdirección de Investigaciones de Delitos contra el Derecho a la Propiedad (Sidprobac), estaban cumpliendo labores investigativas en la zona y observaron al sujeto amedrentando, con un revólver, a personas que se encontraban en una parada de buses del sector.

Ante el delito flagrante, los agentes le pidieron a viva voz que arroje el arma, sin embargo, el individuo realizó varios disparos contra los servidores policiales y personas civiles, que afortunadamente salieron ilesos.

“Ante la situación presentada y haciendo uso progresivo de la fuerza, un agente de la Sidprobac, desenfundó su arma de dotación y disparó a las extremidades inferiores del sospechoso, logrando neutralizarlo”, indicaron voceros de la institución del orden.

El detenido fue trasladado al cercano Hospital Monte Sinaí para que reciba los primeros auxilios y luego de conocer que su estado es estable, fue llevado ante el fiscal de turno de la Unidad de Flagrancia Modelo, donde se dispuso su detención por delito flagrante.

El  revólver calibre 38, las seis vainas y cartuchos percutidos (disparados), dos celulares y 100 dólares en efectivo, que llevaba el antisocial, fueron incautados.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto.