Oran y ruegan al cielo por la paz en las cárceles

Fátima Jaramillo no ha dejado de pedirle a Dios por el bienestar de su hijo, quién ya cumplió una condena de 4 años en el Centro de Privación de Libertad Zonal 8 de Guayaquil, pero como consecuencia de los amotinamientos en cuatro cárceles del país,   no ha podido salir libre. Eso, pese a que desde el 23 de febrero, el día más fuerte de las cruentas revueltas, él tiene la boleta de excarcelación. RELACIONADAS

La mañana de este viernes 26 de febrero, la señora de 60 años, de rodillas suplicaba en los exteriores del centro penitenciario, para que le den información de su hijo. Junto a ellas estaban otras cuatro mujeres, tres de ellas eran miembros de una iglesia cristiana, y llegaron hasta el reclusorio conmovidas por la masacre que hasta ahora ha dejado 82 privados de libertad fallecidos.

En los exteriores del centro carcelario se observaba una aparente tranquilidad, a pesar de que varios parientes de reclusos todavía acuden a este lugar en busca de información de sus seres queridos.

La parte externa de la Zonal 8 aún continúa resguardada por militares, mientras que varios agentes de la Comisión de Tránsito del Ecuador controlan la seguridad vial, peatonal y vehicular.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s