Babahoyo: Estaba ahogado bajo la casa de sus hermanos

Eran las 15:00 del domingo cuando Carlos Ángel Suntasig Guapi, 43 años, le pidió a su hija recién graduada de enfermera que saliera a festejar su logro universitario. De ahí no supieron nada más de él. La mañana del lunes 22 de marzo de 2021 lo hallaron ahogado.

El taxista fue hallado flotando en la poza de agua estancada debajo de la casa de sus hermanos, donde habría bebido hasta la medianoche. Parientes del difunto creen que se cayó accidentalmente, en la madrugada.

“El domingo nos dejó comprando todo lo necesario para la tienda que tenemos y le dijo a la bebe que salgamos a dar una vuelta por su graduación”, relató Olga Gunsha, esposa del difunto.

Después de eso Carlos fue a jugar vóley en las canchas junto al Registro Civil. A eso de las 19:00 se retiró del sitio en compañía de sus hermanos. Ayer sus ‘panas’ del volante no podían creer la triste noticia de su muerte.

El reporte de la autopsia realizada al cuerpo determinó que la causa de la muerte del taxista fue de asfixia por sumersión. El cuero de Suntasig será velado en su vivienda en Babahoyo, donde vivió por cerca de 30 años y su sepelio se realizará en el cantón Riobamba de la provincia del Chimborazo.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

En el centro de Guayaquil dos buses se hicieron ‘ñatos’

El estruendo provocado por la el impacto de dos buses de transporte urbano alarmó la mañana de este martes 23 de marzo a los moradores de las calles Manuel Galecio y Rumichaca, en el centro de Guayaquil.

Luego de impactarse el bus de la línea 63, este se va contra un inmueble esquinero de esta zona porteña.

El agente de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM), José Freire, informó que se trató de un choque perpendicular y que las investigaciones determinarán cuál de los conductores fue el responsable del percance.

“No hay víctimas mortales que lamentar, pero sí hay tres pasajeros y los conductores de los dos buses con heridas. Los usuarios fueron llevados a una casa asistencial”, manifestó el agente de tránsito.

Leonardo Pazmiño, hermano de la dueña de la casa afectada, indicó que afortunadamente solo fueron daños materiales y agradeció a Dios ya que ninguno de sus familiares resultó con lesiones.

Los conductores de ambos buses reciben atención médica y luego serán llevados hasta la Fiscalía para que las autoridades decidan su situación legal.

Cómo consecuencia del accidente la calle permanece aún cerrada al tráfico vehicular. Autoridades de tránsito pide a las personas tomar otra ruta.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto