En Carapungo lo ‘viraron’ por una bicicleta

ARicardo Castillo sus vecinos lo conocían como Gatito, al que le gustaba andar siempre en bicicleta por las calles de la Etapa E, en Carapungo, norte de Quito. Por eso, cuando las personas se enteraron de su asesinato después de robarle, creció la indignación.

Ocurrió la noche del miércoles, cuando Castillo, de aproximadamente 70 años, fue a la tienda de su amigo Aníbal Rosero para comprar pan. “A él no le gustaba venir cuando llovía”, contó el ‘pana’.

Pero esa fecha decidió hacerlo. Como todos los días, Gatito se paró afuera del negocio de Rosero y ambos se pusieron a conversar, aprovechando que la llovizna se había detenido.

Eran cerca de las 20:00 cuando “un hombre se acercó a preguntarme el precio del pan. Me dijo que volvería. Me volteé por un momento y en eso escuché algo”, contó el tendero. Aquel sonido era el golpe que le dio el ladrón a Castillo en la cabeza –según el testigo–, cayendo pesadamente segundos después.

‘Voló’ el delincuente

GATITO
Los moradores estaban atónitos tras enterarse del crimen de su vecino.RENÉ FRAGA

El sospechoso salió ‘soplado’ llevándose la bicicleta mientras Gatito agonizaba sobre el adoquín. Rosero corrió a su lado y usó una mochila de la víctima como almohada para apoyar su cuello.

En ese instante se acercó una vecina. “Le pedí que llamara a la Policía. Vino una ambulancia de los bomberos”. Castillo aún respiraba.

Los paramédicos llegaron y a pesar de la ayuda, Castillo murió. El cadáver quedó cerca de la tienda de su amigo.

“El vecino Gatito era muy buena persona. La delincuencia está imparable”, lamentó una habitante, quien prefirió no dar su nombre.

En el sector se desplegaron agente de la Policía en busca del causante del hecho. Juan Carlos Soria, comandante del Distrito Calderón, indicó que el golpe se habría producido porque la víctima intentó evitar el robo de su bicicleta.“Se debe realizar la autopsia para saber qué tipo de golpe acabó con su vida”.Juan Carlos Soria
jefe del Distrito Calderón

Vivía solo

Luego de entrevistar al amigo del fallecido y de revisar el sitio, el cuerpo de Castillo fue retirado en la ambulancia de Medicina Legal, rumbo a la morgue.

La víctima, hasta antes de la pandemia, se dedicaba a la reparación de electrodomésticos y también a su comercialización. Sin embargo, se había quedado sin trabajo y hacía uno que otro ‘cachuelo’ para sobrevivir.

Arrendaba una casa por el sector, pero los moradores siempre lo vieron que andaba solo. “Tenemos entendido que tiene familia en Ibarra (Imbabura), pero casi nunca tenía contacto con ellos”, detalló Rosero parado en la entrada de su tienda como en el momento que vio morir a su amigo.“El hombre estaba vestido con jean y camiseta corta. Me preguntó el precio del pan y en ese momento le dio un golpe a mi amigo”.Aníbal Rosero
amigo del fallecido
Piden más control contra los choros

Durante las pericias del crimen, los moradores aprovecharon para pedir que se construyera una Unidad de Policía Comunitaria, ya que hace un tiempo la que había se derrocó debido a problemas estructurales. “Eso ha sido aprovechado para que los ladrones nos roben día y noche”, contó Jimena Arce, una de las habitantes cansadas de los atracos.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s