Guayaquil: ‘Repartieron’ plomo con pistola y fusil

el

El arreglo de chocolates que Luis Vicente Alvarado Rodríguez recibió de parte de su amada, María Anita Gonzabay Villón, por el día del Padre, lo emocionó tanto que de inmediato organizó una pequeña fiesta en su casa.

Sin embargo, entre los invitados estaba alguien que era acechado por la muerte. Es por eso que las 19:00 del domingo 20 de junio se originó un atentado que acabó con la vida de tres personas que libaban junto a él en la reunión, en la cooperativa 29 de Abril, de la Prosperina, en el norte de Guayaquil.

Los fallecidos fueron identificados como Andrés Alberto Granizo Briones, Christian Galo Romoleroux Bohórquez y Ricardo Kevin Pachay Castro. De ellos, el segundo registraba dos detenciones: una por tenencia de drogas, en 2013, y otra por robo, en 2018, según la información proporcionada por la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida (Dinased).

La única mujer perjudicada en el ataque se recuperaba en casa, pues las heridas que sufrió no fueron de gravedad.

El jefe de esa entidad, coronel Christian Gallardo, detalló que Luis Alvarado y María Gonzabay también fueron alcanzados por las balas y confirmó que el ataque no era dirigido para ellos, pues fueron víctimas colaterales.

No obstante, no precisó en contra de quién era direccionado, porque aún se buscaba esclarecer quién era el objetivo real, pues por la información recabada por los agentes, dos de ellos habrían estado en la mira de delincuentes.

Lo que sí adelantó el jefe policial fue que habían trazado la ruta por la que escaparon los delincuentes, quienes habían llegado al sitio a bordo de un Kía Sportage, color blanco. Además, explicó que los atacantes fueron dos y que, por los indicios encontrados en la escena, utilizaron una pistola y un fusil.

Miedo

En el sitio del suceso había temor. Los vecinos no querían salir de casa, por miedo a ser calificados de ‘sapos’, pues según comentó uno de ellos, sujetos en moto merodean la zona para vigilarlos.

Los familiares de las víctimas, en cambio, pidieron la reserva de sus identidades. Un primo del herido explicó que Alvarado se dedica a la venta de frutas y vegetales, en la vía pública. “Él nunca ha tenido este tipo de problemas. Para nosotros, se trató de una confusión”, acotó el allegado.

En los exteriores de la vivienda se observaban indicios del ataque

Otra pariente recordó que a la hora del suceso “pensamos que era pirotecnia lo que sonaba, pero un sobrino nos dijo que no, que eran disparos. Y cuando dejaron de sonar, nos asomamos y nos dimos cuenta de que era en la casa de nuestros familiares”.

Después de eso, los allegados se habrían dirigido al sitio y observaron cómo una de las personas que luego falleció era retirada por sus parientes, pero tuvieron que detenerse pocos metros después, porque notaron que no tenía signos vitales.

Otro de los muertos quedó tendido en el piso y el último pereció en el trayecto al hospital Universitario, donde se realizó el levantamiento del cadáver.

Aumento de crímenes

Hasta ayer, en la Zona 8, que comprende los cantones Guayaquil, Samborondón y Durán, se contabilizaban 269 muertes violentas, 107 más que el año pasado, a la misma fecha. Estas cifras reflejan un incremento del 66 % en los asesinatos.

El comandante local, coronel Henry Tapia, explicó que la mayoría de estos sucesos corresponde a problemas relacionados con el crimen organizado, por disputas de territorio o venganzas vinculadas con el tráfico de drogas.

Es por eso que durante el fin de semana se habrían incrementado los operativos en la Zona 8. En estos, habrían conseguido la desarticulación de 10 bandas, conformadas por 40 sospechosos, según informó el coronel Tapia.

También habrían incautado más 500 armas cortopunzantes, 600 municiones, 130 kilos de droga y recuperado 18 carros y 4 motos reportados como robados. Y en delito flagrante, por diferentes delitos, los agentes habrían detenido a 163 personas, sostuvo el comandante.

El oficial recomendó a la ciudadanía evitar las reuniones sociales con personas desconocidas o de quienes conozcan que no llevan una vida correcta, pues podría repetirse una situación como la ocurrida en la casa de Luis Alvarado y María Gonzabay.

Fuente: Diaria Extra, 1er Impacto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s