Tras cuatro crímenes pasionales hay miedo en Barraganete

El crimen de cuatro personas tiene a la población del recinto Bella Aurora de la parroquia Barraganete de Pichincha, con miedo.
Los fallecidos fueron Jandry Aveiga, Milena Yamilet Castro García (19), Pompilio y Julio César Burgos, estos últimos padre e hijo.
Un triángulo amoroso habría sido la causa de las muertes violentas.
Allí, la mayoría de personas conocen como se suscitaron los hechos, el porqué y quiénes fueron los autores de los crímenes, pero todos guardan silencio por miedo a retaliaciones.

Aveiga Quiroz fue asesinado a las 21h00 del domingo 27 de junio, mientras libaba en un billar en Barraganete. Jandry recibió cuatro tiros. El criminal sería Kevin B., exmarido de Milena Castro, con quien mantenían una rivalidad por el amor de ella.
El asesinato de Aveiga habría desatado la furia de sus allegados, quienes empezaron a intimidar a Milena.
Un familiar de las víctimas dijo que dos días después, asesinaron a Pompilio Burgos y Julio César Burgos, tío y primo del acusado de matar a Aveiga.
Ese mismo día también murió Milena Castro.
Según los familiares de la mujer, el hermano y el padre de Aveiga, llegaron en una moto y la mataron.
“Le dispararon cinco veces delante de su mamá y otros familiares, luego huyeron hacia la vía a Chone”,  dijo una fuente desde el anonimato.

Milena Castro y su exesposo, vivían en Quevedo. Ella visitaba frecuentemente a su madre en el recinto Bella Aurora de Barraganete y allí conoció a Jandry con quien empezó una relación sentimental.
“Ella decía que estaba separada del marido, pero el domingo cuando mataron a Jandry, anduvo por varias horas con el exmarido. Entonces eso nos hace suponer que no estaban separados”, dijo un familiar cercano a Milena.
Un día después del crimen de Jandri a ella la llamaron a amenazar.
“Le pidieron que diera el paradero de su ex marido y les dijo que no sabía donde estaba, además que entregue a su hijo de dos años (también hijo de Kevin B.) pues con la muerte del niño se cobraría venganza. Sin embargo, ella se negó y por seguridad envió a su pequeño a la casa de un familiar. Al día siguiente llegaron a matarla”, contó el familiar.
Los familiares de Milena dicen que están con miedo. No pueden dormir en paz porque los asesinos andan sueltos y tampoco confían en que la Policía los proteja.
Al niño lo siguen buscando para matarlo, es por eso que está escondido, dijeron.

Fuentes: El Diario , 1er Impacto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s