La violencia extrema genera miedo en el cantón Durán 

el

En los primeros 47 días de este 2022, en el cantón Durán se han vivido por lo menos tres escenas de terror, pues dos hombres han sido decapitados y a otros dos, en cambio, los encontraron colgando de un puente peatonal, en la vía principal de esta localidad guayasense.

El primer descabezado fue hallado al atardecer del 11 de enero, en el sector conocido como Subida de la Virgen, cerca del cerro Las Cabras, en el centro de la ciudad. La víctima fue abandonada a plena luz del día por individuos que se movilizaban en un automóvil, según contaron en aquel entonces algunos testigos.

Luego, al amanecer del 12 de febrero, otro cuerpo sin cabeza fue descubierto en la cooperativa Primero de Mayo. El cadáver estaba parcialmente sumergido en una zanja.

Entre este hecho y el anterior solo transcurrió un mes, pero dos días después, el 14 de febrero, se suscitó un caso sin precedentes en el Ecuador: dos hombres fueron asesinados y colgados de un puente peatonal que está en la vía que conecta con el acceso principal hacia Guayaquil, a pocos metros del puente de la Unidad Nacional.

En este evento, una de las víctimas fue identificada de inmediato como Carlos Alberto Escovar Macías, porque sus ‘verdugos’ le habían dejado la billetera con los documentos.

Del otro no se conocieron detalles hasta el día siguiente, cuando fuentes policiales confirmaron que se trataba de Wilmer Adalberto Santana Parrales, quien registra una detención por presunto tráfico de drogas, en 2015.

No obstante, en los registros virtuales de la Función Judicial no consta ningún dato de su proceso.

Era vendedor

Un tío de Carlos Escovar, quien prefirió omitir su nombre, mencionó en los exteriores del Laboratorio de Criminalística que su pariente habitaba en la ciudadela Urdenor y que supuestamente se dedicaba a la venta de churros en Urdesa.

Pánico

Diario EXTRA hizo un recorrido por los sectores Las Cabras, Primavera 2 y El Bosque, sitios donde se asentarían las bandas Los Águilas (una facción de Los Choneros) y Los Chone Killers, que se disputarían el control del territorio para la venta de estupefacientes.

Allí, los moradores sentían temor de hablar. Decían que preferían mantenerse callados a ser catalogados como ‘sapos’. El miedo entre los lugareños es evidente.

Municipio rechaza “estigmatización”

El municipio de Durán, a través de un comunicado, informó que así como rechaza la violencia que se suscita en la localidad, también lo hace “con cualquier forma de estigmatizar al cantón”, sin precisar el porqué.

“Los duraneños necesitamos retomar la paz en nuestras actividades y curar las heridas que están dejando estos hechos violentos”, se señala en el escrito.

Fuente: Diario Extra, Primer Impacto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s