Terror, explosión y muerte | La Zona 8 ya registra 915 crímenes: En Guayaquil, la ciudad más violenta del país, 815

el

El terror se ha apoderado de los guayaquileños. Amenazas, explosiones, asesinatos y detenidos por extorsión es el resultado de la ola de violencia que a diario se vive en las calles del Puerto Principal, donde hasta ayer se habían registrado 815 crímenes; los otros 100 ocurrieron en Durán (88) y Samborondón (12).Estos tres cantones del Guayas conforman la Zona 8.

A las 00:30 de ayer, Ángel Amboya Navas, de 63 años, vivió los momentos más aterradores de su vida. Una explosión provocada con una bomba molotov (artefacto de fabricación casera) en su taller mecánico, ubicado en las calles 28 y Chambers, en el suburbio, le ocasionó perjuicios económicos que superan los 100 mil dólares. El atentado habría ocurrido por una deuda que el afectado mantiene con una persona que hace 10 años le prestó dinero.

El bucayense radicado hace más de 4 décadas en la urbe porteña relató que estaba descansado cuando escuchó una explosión, luego el humo comenzó a invadir su inmueble y al asomarse vio que su negocio, situado junto a su domicilio, ardía en llamas. Tres vehículos que estaban siendo reparados en su local fueron consumidos por el fuego.

“Tengo un problema con un usurero que me demandó, también le puse una denuncia y en la audiencia realizada hace 20 días le ordenaron medidas cautelares y prohibición de salida del país, podría tratarse de una intimidación de su parte porque no tengo enemigos”, expresó el perjudicado.

Sin embargo, la desgracia pudo haber sido peor si los tres tacos de dinamita hallados junto a su domicilio hubiesen estallado. “No sé qué hubiese pasado si explotaban. Hasta mi casa y mi familia hubiesen quedado afectadas. La Policía retiró los tacos de dinamita y hace una revisión minuciosa”, expresó con preocupación.

Seis horas antes de este suceso, en la cooperativa Voluntad de Dios, cinco hombres que conversaban en los exteriores de un taller de motos fueron atacados a tiros por sujetos que llegaron a bordo de una motocicleta. De acuerdo con información de la Policía, el ‘blanco’ de los criminales era uno de los afectados, quien falleció la mañana de ayer en una casa de salud.

“Uno de los baleados pertenece al grupo delincuencial Los Tiguerones y hoy en la mañana (martes) este ciudadano estuvo en la cooperativa San Ignacio pidiendo las llamadas ‘vacunas’ a las tricimotos de ese sector, por tal razón al querer ganar territorio recibió el atentado en horas de la noche”, indica un informe de la Policía al que este Diario tuvo acceso.

Detenidos

Negocian o les dan muerte

El centro de operación de cuatro sujetos y un menor de edad, detenidos la tarde del martes, en un centro comercial de Guayaquil, eran la parroquia Pascuales, el sector de Mucho Lote y el distrito Portete. La forma escogida para amedrentar a sus víctimas era acercándose a los locales comerciales y dejando una misiva en un sobre.

Al presunto líder de la organización criminal y a sus compinches la mañana de ayer les dictaron prisión preventiva por el delito de extorsión.

Un oficial de la Unidad Antisecuestro de la Policía reveló que en su poder se hallaron evidencias que los relacionan con el delito, entre ellas los mensajes que enviaban a sus víctimas.

“Les decían que si no colaboran les colocarían una bomba en su local y los harían estallar. Que les iba a pasar lo mismo que a los locales de Pascuales. Les exigían hasta cinco mil dólares. Hay un vídeo donde se ve cómo un hombre llega a un local y deja una carta exigiendo dinero”, informó la fuente policial.

Fuente: Diario Extra, Primer Impacto

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s