¡Quito ‘huele’ a muerte!

Eran las 12:00 de ayer. Dos hombres se dirigían en un taxi al dispensario médico de El Batán, en el norte de Quito. Uno de ellos presentaba síntomas respiratorios relacionados al coronavirus. Estaba grave. Cuando el vehículo amarillo llegó a la puerta de emergencia del centro hospitalario, el paciente, de 69 años, perdió la vida.

El ECU-911 activó el protocolo de manejo de cadáveres por COVID-19 y llegaron al lugar personal de Criminalística y de la Empresa Pública Metropolitana de Gestión Integral de Residuos Sólidos (Emgirs) para el procedimiento. Un doctor le realizó una prueba rápida y el resultado salió positivo.

El aumento de cadáveres por el coronavirus en la capital crece a diario y las autoridades se preparan para contener una emergencia ante un posible desborde en el tratamiento de este tipo de muertos.

Las actas de defunciones del Registro Civil señalan que hubo un incremento del 34,7 % de fallecidos en los meses de marzo, abril, mayo y junio de 2020, en comparación al mismo periodo de 2019. Eso significa que en este año hubo un aumento de 1.487 muertos. Aunque no todos fueron específicamente por COVID-19. En junio, cuando la capital cambió de semáforo, hubo 1.803 fallecidos en la provincia. 698 más que en el mismo mes de 2019.

Según el Ministerio de Salud, desde el 29 de febrero de este año, hasta el pasado martes 7 de julio se registraron 563 personas fallecidas por el virus. Pero… ¿y las otras 924 actas de defunción recibidas en los últimos meses serían por otras causas que no tienen que ver con el coronavirus? Las cuentas no cuadran.https://view.genial.ly/5f0604f26816200db345ef6e

Miembros de la Federación Nacional de Funerarias se muestran preocupados porque consideran que si se llegara a presentar una alta demanda de muertos en la capital, la situación sería insostenible y no habría la capacidad para atender este tipo de emergencia. “El nivel de fallecidos en los procesos de cremación está creciendo”, comentó Sebastián Barona.

Sin embargo, ante el evidente incremento de muertos, desde la Emgirs afirmaron que no existe un colapso en la atención de cadáveres por COVID.

Según la entidad municipal, solo se ha ocupado el 74 % de la capacidad de los hornos crematorios. Seis funerarias trabajan en conjunto con la Emgirs. La capacidad de cremación instalada es para incinerar 50 cuerpos diarios y hasta el momento se han utilizado estos espacios para cremar hasta 37 cadáveres

En el país existen 14 empresas de servicios mortuorios que realizan cremaciones. En Quito, cinco de ellas están autorizadas para el tratamiento de cuerpos con COVID-19.

OMS sobre el coronavirus: “Se sigue moviendo rápido y también es un asesino”

Myriam Lucero, vocera de la entidad, indicó que existen empresas fúnebres que están al tope de su capacidad, pero no son todas. De llegar a un colapso, la capacidad para tratar estos cuerpos se puede incrementar a 88 por día. “Se están realizando nuevos convenios con otras empresas para que presten el servicio de cremación”, comentó.

Si aún así la situación se descontrola, el Municipio tiene otra salida: la inhumación. Es decir, enterrar a los muertos con estrictos protocolos de bioseguridad. En la capital existen 17.000 espacios en los cementerios para inhumar cuerpos. De estos, la Emgirs cuenta con 500 lugares gratuitos.

Pese a esto, Lucero indicó que tienen una última alternativa que son las morgues móviles que fueron instaladas en el Parque Bicentenario, en el norte.

En este lugar existen cinco contenedores que pueden albergar hasta 36 cadáveres cada uno, por un periodo de 72 horas. En total se pueden albergar 180 cuerpos. “La idea es que estos espacios sirvan temporalmente para el almacenamiento de cuerpos hasta que exista capacidad en las funerarias.” En las últimas semanas han realizado varios simulacros.

Coronavirus - Hospitales - Saturación - Quito - fallecidos
Las morgues móviles, ubicadas en el parque Bicentenario, están listas para recibir muertos por COVID-19 si las funerarias colapsaran.ANGELO CHAMBA

¿Qué pasa en los hospitales?

En el sector privado no existen morgues dentro de las casas de salud. Según Raúl Alcívar, presidente de la Asociación de Clínicas y Hospitales privados, en cada lugar existe un área de transición temporal para el manejo de cadáveres. En las últimas semanas se presentó un aumento de cuerpos en estos espacios. Sin embargo, Alcívar afirmó que en Quito no ocurriría un escenario similar al de Guayaquil, donde los fallecidos eran apilados en las afueras de los hospitales y permanecían durante días en los domicilios y avenidas.

Pese a esto, el directivo comentó que cuentan con un plan de contingencia para el tratamiento de cadáveres si estos llegaran a acumularse en las zonas transitorias. “Procesos más estrictos de formolización en los muertos permitirá que puedan permanecer más tiempo hasta que lleguen los grupos de respuesta”, comentó.

¡Muertos COVID los dejan ‘salados’!

En algunos centros hospitalarios del sistema público el panorama es distinto. Por ejemplo, en el Hospital Enrique Garcés, en el sur de la capital, varias empresas de servicios mortuorios esperan en las afueras del establecimiento a cadáveres con coronavirus.

Susana Cayancela tiene un restaurante frente al hospital. Ella afirmó que diariamente sacan hasta cinco cadáveres. Incluso, en vista del incremento de muertos en este centro, las funerarias le dieron tarjetas de presentación para que la mujer entregara a los familiares de los fallecidos. “Hace una semana murieron dos personas en la calle. No lograron ser atendidas”, recordó.

A una hora de ahí, en el Hospital Pablo Arturo Suárez, en el norte de la urbe, se contabilizan diariamente de 5 a 6 fallecidos por COVID-19.

Este Diario envió solicitudes de información a las entidades encargadas de los hospitales públicos sobre la situación de las morgues en las casas de salud, pero hasta el cierre de esta edición no se obtuvo respuesta.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

Nuevas fotos íntimas de Daniel Salcedo alborotan las redes

¡En la mira! Luego de que Abraham Muñoz, entrenador personal de Daniel Salcedo, rindiera su declaración en la Fiscalía, y denunciara una suplantación de su identidad, aparecen nuevas fotos de ambos  que se viralizan en las redes sociales.

En las imágenes se los ve juntos, con el torso descubierto y preparando una comida, en medio de un ambiente de armonía e intimidad, lo cual ha dado lugar a una serie de comentarios en las redes y sitios web.

“Es evidente que se llevan muy bien”, dice un usuario; mientras que otra comenta: “Se los ve muy guapos a los dos” . “¿Será que Abraham cocina rico?, se pregunta un tercer internauta”. Y uno más escribió: “Para mi que Daniel se olvidó de todo, luego de apagar la hornilla”.

¿Qué pasa entre los dos?

EXTRA se comunicó con Muñoz y su abogada Soraya Franco, para que nos de su opinión sobre los comentarios vertidos sobre otro tipo de vinculación entre el entrenador personal y Daniel Salcedo, que iría más allá de la amistad.

¡Mil disculpas! Mi defendido no se pronunciará al respecto. Si usted tiene alguna duda sobre el ámbito legal, jurídico, estamos para absolver sus preguntas, pero en relación a esos temas que no aportan verdaderamente con la investigación, preferimos no pronunciarnos”, manifestó la abogada Franco.

Muñoz comenta que por respeto leyó las preguntas formuladas por este Diario y respondió a través de su abogada, pero cuando se trate de dar alguna entrevista de otro asunto, lo hará de manera gentil.

salcedo 1
Los dos jóvenes se llevaban bien, según este selfie hecho por Salcedo.CORTESÍA

No opinan

EXTRA también quiso saber desde cuando se conocieron Abraham y Daniel Salcedo, quien hoy convalece en un hospital, y cómo era su relación profesional, pero no obtuvimos respuesta.

 Salcedo está detenido por investigación por supuesto delito de sobreprecios en la venta de insumos médicos durante la pandemia, en el Hospital IESS de los Ceibos de Guayaquil.

También buscamos la opinión de Jocelyn Mieles, novia de Salcedo, sobre las fotos de los jóvenes y los comentarios al respecto, pero también prefirió guardar silencio.

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

Fingió que la asaltaron para justificar dinero que se gastó

Un mujer de 28 años de edad no sabía cómo justificar un gasto de 2 mil 400 dólares y decidió simular un asalto callejero, pero le salió mal la jugada. Ahora la fémina enfrenta dos problemas, con sus familiares a quienes tiene que explicar en qué gastó el dinero y por qué lo hizo; y el segundo dilema, una contravención por haber utilizado el Sistema Integrado de Seguridad ECU-911, para denunciar una falsa alerta de robo.

El hecho se reportó la tarde de ayer martes 7 de julio en el Centro Histórico de Cuenca.

Según el parte policial, tras la alerta acudió personal motorizado de la Policía, cuyos agentes contactaron con la presunta víctima. Durante el interrogatorio los agentes policiales determinaron que no había testigos del hecho, además descubrieron inconsistencias en el relato de la mujer.

Dentro del procedimiento y explotación de los videos de las cámaras de seguridad de la entidad financiera, donde según lo dicho por la supuesta víctima había retirado el dinero, se comprobó que en todo el día no había hecho ningún movimiento bancario. Tras las dudas, la mujer aceptó que se trató de una mentira para evitar inconvenientes con su familia.

La sospechosa fue detenida y durante la audiencia de formulación de cargos, el juez de Flagrancia ordenó el pago de cien dólares por mal uso de la línea de emergencia 911. A ello se suma la explicación que deberá dar a la familia por el gasto del dinero. 

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

’Noqueado’ por la muerte

Hasta el mediodía de hoy miércoles 8 de julio, la muerte de Santos Roberto Vera era un misterio. Mientras los familiares argumentaban que su deceso pudo haber sido a causa de golpes, la Policía esperaba de los resultados de la autopsia.

Lo cierto es que los deudos no salen del asombro tras haberlo encontrado sin vida en su vivienda, en el barrio Las Mercedes de la parroquia La Esperanza de la ciudad de Quevedo, en Los Ríos.

La hermana del fallecido, Clara Vera, se llevó una fuerte impresión al verlo, la tarde del martes 7 de julio, que estaba inmóvil sobre su cama, por lo que rápidamente llamó a los vecinos para que le presten ayuda y poder hacer algo, sin embargo, todo esfuerzo fue en vano ya que estaba sin vida.

La mujer explicó que días atrás había conversado con su ñaño y este no presentaba ningún síntoma de COVID-19, por lo que recalcó que a él lo mataron y ahora espera que la justicia divina también se haga presente para que su muerte no quede en la impunidad.

La jefa del circuito La Esperanza, María Fernanda León, estuvo al frente del procedimiento.

La oficial detalló que por medio de las llamadas de los vecinos acudieron al sitio para ver lo que pasaba, y efectivamente lo encontraron sin vida tendido en la cama.

Según un reporte policial, el occiso presuntamente estuvo tomando el sábado 4 todo el día. Luego se habría encerrado en su vivienda y no se descarta que haya sufrido una intoxicación.

El cuerpo fue llevado hasta la morgue de Quevedo para la respectiva autopsia y así poder determinar qué fue lo que le pasó. 

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto

Evitó robo de caja fuerte de una casa vecina

Un vecino que miraba tras las cortinas de la ventana de su casa evitó un gran robo a una vivienda del barrio. Los presuntos autores fueron detenidos y se hallan con prisión preventiva.

Eran aproximadamente las 17:00 de ayer lunes 6 de julio cuando un hombre se sorprendió al observar a cuatro sujetos, con casacas similares a las usadas por la Policía y con un logo de la Dinased, que desde el interior de un vehículo Kia Sportage activaron el sistema eléctrico de una vivienda de las calles Benedicto XV y Del Vaticano, e ingresaron rápidamente.

Asombrado y preocupado sobre el hecho, el vecino curioso alertó a la Policía, cuyos agentes, al llegar al sitio, confirmaron que se trataba de un grupo de presuntos delincuentes que fuertemente armados intentaban robar en el domicilio. Así lo informó el jefe del Distrito de Policía del Azuay, Ángel Zapata.

El oficial agregó que son cuatro los ciudadanos, tres ecuatorianos y un colombiano, quienes portando armas de fuego y vestidos como policías habían vulnerado las seguridades electrónicas del inmueble, presumiblemente con un inhibidor o un control remoto clonado.

“El carro lo estacionaron en el patio para someter, bajo amenazas de muerte, a la familia que se hallaba en el interior de la casa. En el momento en que llegamos y tomamos procedimiento, los sujetos se aprestaban a apoderarse de una caja fuerte, donde presumiblemente los propietarios guardaban dinero y objetos de valor”, indicó Zapata.

El robo habría sido planificado y con información precisa de la actividad económica de la familia, añadió el jefe policial sin identificar ni dar detalles del modus vivendi de los afectados.

Los sospechosos fueron neutralizados por la acción de los policías que acudieron al sitio, donde descubrieron como evidencias dos armas de fuego calibre 9mm y lista para disparar, chompas similares a las que usa la Dinased, taladros, una amoladora, a más de celulares que están siendo analizados con la posibilidad de determinar si existen o no otros involucrados.

Los detenidos registran varios antecedentes judiciales por hechos similares, destacó Ángel Zapata, quien además manifestó que el grupo habría viajado desde Guayaquil para cometer el delito.

Los sospechosos fueron trasladados a la unidad de Flagrancia y anoche se les dictó prisión preventiva. 

Fuente: Diario Extra, 1er Impacto